9 de marzo de 2011

A thousand suns | Psicodelia industrial


Puesto que Alex ha decidido escribir sobre uno de sus grupos fetiche (y a los que personalmente, admiro mucho) yo no voy a ser menos.

Linkin Park es para mí, y creo que para muchos de mi generación, el grupo que abrió las puertas a ese mundo más allá de OT y Los 40 Principales. Porque cuando un adolescente, hormonado y enfadado con el mundo, escucha por primera vez los rapeos de Mike Shinoda, los riffs cañeros de Brad Delson, los scratches de Joe Hahn y todo esto aderezado con la versátil voz de Chester Bennington, no puede más que sentirse identificado.

Podría hablar del agresivo Hybrid theory, del soberbio Meteora o del irregular Minutes to midnight. Pero, como fan, me siento en la obligación de analizar (y de romper una lanza en favor de) el último trabajo de los californianos.

A thousand suns es, a simple vista, un trabajo hecho por y para el señor Hahn. Abuso de samplers y efectos de sonido dejando de lado la parte más artesanal. Pero, por supuesto, terminar ahí el análisis sería como poco insuficiente.

Si bien es cierto que el LP no cumplió las espectativas de muchos de sus seguidores, no podemos afirmar categóricamente que se trate de un mal disco. Más bien de un disco diferente.

Y es que A thousand suns no es más que un experimento grupal de expandir el sonido Linkin Park a las fronteras más lejanas.

Sirviéndose de introducciones e interludios más o menos acertados (el sampleo de Martin Luther King roza lo sacrílego) como hilo conductor, se nos presentan una colección de canciones a cada cual más disparatada y deliciosa, que reptan entre un rock sinfónico postmoderno (al estilo de Muse, salvando las distancias) y el sonido industrial, con estructuras atípicas y letras que, si bien no han perdido ese toque pesimista, muestran un pequeño rayo de esperanza e incitan a la revolución (pacífica o no) en pos de cambiar las cosas a mejor.


Burning in the skies algo descafeinada, sabe subir el ritmo pausadamente hasta un final que personalmente me fascina.

Todo lo contrario es Blackout, que comienza con un Chester desconocido y desenfadado, cambia a una locura de gritos sampleados y finaliza con un Shinoda muy melódico.


Wretches and kings (por lo que he podido saber, una de las más criticadas del disco) no hace sino actualizar el sonido de los primeros trabajos de Linkin Park hacia el industrial, mientras que la archiconocida Waiting for the end tiñe de pop los párrafos de Mike Shinoda.

He dejado para el final los que considero los mejores temas del disco.
Para empezar When they come for me, con su ritmo tribal y su trabajo de percusión digno de ser admirado en directo.

The messenger, la primera canción completamente acústica de la banda, con un Bennington entregado totalmente. Hay quién dice que no se puede gritar sobre una guitarra acústica, pero para mí, le confiere aún más emoción a un tema que ya de por sí te pone los pelos como escarpias.

Y para concluir, The catalyst. Os mentiría si os dijera que la primera vez que la escuché no pensé eso de "¡¿Pero esto qué es?!". Pero, joder, ya sé lo que es. Ese ritmo cercano al big beat (pitiditos made in The Prodigy incluidos), ese bajo machacón y la conjunción de todas las voces de la banda ("God bless us everyone, we are broken people living under loaded gun...") lo convierten en un auténtico pepino para un concierto o para, simplemente, volverte loco en tu cuarto.

De los otros dos cortes (sin incluir transiciones) que contiene el disco, Robot boy e Iridiscent, no diré nada, no porque me parezcan malos temas, sino porque me parecen un poco más de los mismo que nos dieron las baladas del Minutes to midnight.

En general y ya para acabar, diré que, efectivamente, este disco no es comparable al Meteora. No tiene esa fuerza, esa energía que convertía cada pista en un jodido himno. Pero A thousand suns representa una evolución interesante en la banda, que reinventa los riffs sencillotes y los versos chandaleros de aquellos primeros años con arreglos y letras mucho más elaboradas.

Hay quién le pueda gustar, hay quién no. Pero no creo que sea de recibo acusar a un grupo de venderse y mucho menos con una apuesta tan arriesgada como esta, que no está dirigida a ningún público en particular. Porque, y espero que esteis de acuerdo conmigo, es mucho más sencillo seguir haciendo más de lo mismo y asegurarte las ventas de todos los que ya te seguían.

Está claro que A thousand suns no pasará a los anales de la historia de la música y que, lógicamente, nunca será considerado el mejor disco de los californianos. Pero indica un camino a seguir que, si se explota y se mezcla bien con ese sonido tan característico que desarrolló en su tiempo Linkin Park, nos hace soñar con auténticos bombazos en un futuro no muy lejano.

Espero que este comentario os sirva, al menos, para no hacer caso a lo que hayáis oído hasta ahora y le echéis una oreja. Luego si os mola o no, ya será cosa vuestra. Pero los prejuicios, para los prejueces.

Y después de este chistaco, me voy a comerme el puto venado.

Que os den por culo, y un abrazo muy grande.

7 comentarios:

Alex Noiser dijo...

Bueno, creo haberte dado mi opinión acerca de este álbum en su día. Me parece una mejora respecto al Minutes To Midnight y bastante inferior a Meteora o Hybryd Theory, no obstante concuerdo contigo en la apreciación que has hecho acerca de "es mucho más sencillo seguir haciendo más de lo mismo y asegurarte las ventas de todos los que ya te seguían", es cierto eso que has dicho, muchas veces arriesgarse es vencer, a no ser que te llames Metallica y hagas St Angers o Loads y Reloads.

Para los que somos modernos y de vez en cuando nos sale la vena talibán ( el aquí firmante se incluye) echamos de menos no ya solos de guitarra por parte del fulano de los cascos, pero sí al menos riffs ruidosos como los que hacía en Faint o One Step Closer, por citarte sólo dos ejemplos.

Resumiendo: muy buena reseña, corta ( reconozco que a mí se me va la olla escribiendo, y se me va a ir) pero muy detallada, de todas formas sigo en mi apreciación de Linkin Park como grupo artificial y sobreproducido en algunos casos.

Te quiero, coautor del blog (L)xD

Anónimo dijo...

Pek3 dijo...

Carlos escribes muy bien para que nos vamos a engañar (algunas veces me cuesta entenderte pero bueno xD).

Acerca de lo que has escrito de este gran album para mi gusto, estoy totalmente de acuerdo en bastantes cosas contigo como por ejemplo en que no es el mejor disco, que no es el peor disco, que es una evolución y un atrevimiento, que Joe se luce (demasiado incluso) como nunca y que es mas seguro no cambiar y asegurarte perricas faciles. Ahora no entiendo porque Wretches and Kings es tan criticada cuando es lo mas parecido a los mejores discos de linkin park y por lo tanto ofrece lo que la gente siempre ha criticado que es el "regreso" de canciones como las de sus primeros discos, no crees??

Bueno mi temazo favorito del disco es waiting for the end aunque a nadie le importe xD.

Por cierto nunca olvides quien fue el puto amo que te permitio que tu hoy en dia seas quien eres jajajajajaja que fui YO maldito hijo de puta xD.

LARGA VIDA A LINKIN PARK. UN ABRAZO

Alex Noiser dijo...

Discrepo totalmente; " A Thousand Suns" me parece un disco de hip hop industrial, al menos los Linkin Park antiguos metían guitarras muy distorsionadas y ruidosas, aquí las guitarras casi no existen.

LoreEmilyWorld dijo...

Efectivamente,estoy totalmente de acuerdo contigo en eso de la gente que prejuzga,al menos que escuchen antes detenidamente el cd,y sin pensar en que es el mismo grupo del "Hybrid Theory"... vale,ya no suena a nu-metal,han evolucionado,es diferente,pero me sigue encantando el sonido!! no se van a tirar toda su puta vida haciendo más de lo mismo... vale un cambio bestial, ¿¿pero y qué mas dá?? ¿¿dónde está la ley de que los nu-metaleros no pueden hacer discos con temas electrónicos o melodías pop?? ..La libertad de expresión y el camino libre para evolucionar,fusionar estilos,hacer lo mismo,vender más o vender menos,e incluso,hacer lo que te piden,por querer seguir viviendo de la música,¿¿por qué es malo??.. Si,me gusta como suena,si siento cosas con la música,a mí me van a tener contenta,y lógicamente,ahí tengo bien guardado para momentos especiales mis cds "Hybrid Theory" y "Meteora" únicos e irrepetibles.Pero joder,los tiempos cambian,la música avanza,va por épocas,si no te mola la evolución,o incluso que lo hagan por vender,porque quieren seguir viviendo de ellos,pos ole sus cojones,yo no me quejo,porque tanto el nu-metal,como la buena electrónica (sobre todo la ambient y experimental) me gusta!! Porque paso,del nivel de comercialidad,me importa una mierda,que estén en listas de éxitos o sean un DON NADIE,porque para mí la música,es sentimiento,expresividad,creatividad,y si SIENTO,me mola,así pues,esa es mi teoría para valorar la música!!

Un saludo!!!!!! y buena crítica al último album de LP!! (os seguiré la pista) ^^

Nortwinds dijo...

evidentemente linkin park fue a tu generacion lo que europe para mucha gente de la mia, lo que pasa es que yo a los linkin park pasando de un par de temas jamas les pille el rollo

romeo24 dijo...

Totalmente de acuerdo con la entrada, desde el principio hasta el final (salvo que Iridescent realmente me gusta xD). Incluso mi reacción ante "The Catalyst" fue exácticamente la misma jajajaja

Al3X dijo...

pero si este disco es lo peor! a mi me han decepcionado demasiado ya, son muchos años esperando otro meteora, años perdidos que no van a volver