8 de septiembre de 2011

Plan oculto


Mi nombre es Dalton Russell. Escuchen bien lo que les digo porque escojo mis palabaras cuidadosamente y no las vuelvo a repetir. Le he dicho mi nombre, eso es el "quién". El "dónde" podría describirse como una celda, pero hay una gran diferencia entre estar en una celda diminuta y estar en la cárcel. El "qué" es fácil, hace poco puse en marcha un plan perfecto para robar un banco. Eso especifica el "cuándo". Y el "por qué", además de la obvia motivación económica, es sumamente sencillo: Porque puedo. Ahora sólo nos falta el como.

Pues efectivamente señores, la cosa estos días no va de música. La razón es tan simple como que me pegué una paliza considerable escuchando las novedades de mi anterior entrada y ahora lo que menos me apetecía era ponerme a pensar. Además, se me acaban los adjetivos para tanta reseña musical y necesito tomarme un respiro para recuperar fuerzas.

Si hace unos días Alex os hablaba de la genial El club de la lucha, yo hoy haré lo propio con una de las películas que más veces he visto y que menos me canso de ver.


Era verano de 2006 cuando Plan oculto (Inside man en su título original) llegaba a las pantallas de todo el mundo y, como no podía ser excepción tratándose de un título atractivo, a las del cine del centro comercial de mi pueblo. Una tarde, una mente brillante (yo no, una aún más brillante) decidió que podríamos ir todos juntos al cine. Cuando digo "todos juntos" estoy hablando de esas ocasiones en las que se apuntan hasta los primos lejanos del hermanastro de uno que viene de vez en cuando. Así que, ale, allí estábamos casi quince personas en la puñetera cola del cine, decidiendo que película ver. Como yo no vivo allí habitualmente y en esta pandilla yo era un poco "el que viene de vez en cuando", delegué la elección en gente más cercana al núcleo y yo me fui a fundirme las perras en palomitas. Lo que no me gustó un pelo fue escuchar como la opinión general optaba por entrar a ver Instinto básico 2, algo que a mí me reventaba, pero no era cuestión de ponerse chulo.


El caso es que entramos al cine y cuál fue mi sorpresa cuando en lugar de a Kim Basinger, me encuentro un primer plano de Clive Owen mientras recitaba las líneas que os he dejado más arriba. Líneas que obviamente no pertenecen a ningún guionista de ningún título que tenga un 2 tras el nombre. Y no sé si fue el alivio de saber que no íbamos a tragarnos dos horas de Kim Basinger a lo femme fatale, pero me enamoré de la película.
Plan oculto está dirigida por Spike Lee, que abandonó de lleno el drama social al que nos tiene acostumbrados para adentrarse en la clásica situación del atraco al banco, pero sin olvidarse de su faceta más crítica. Os hago un pequeño resumen del argumento (tranquilos, no pienso destripar nada que no se sepa casi desde el principio) antes de hacer mis valoraciones sobre la película.

Un grupo de atracadores, encabezados por Dalton Russell (Clive Owen) entran a un gran banco en Nueva York, ataviados con monos y máscaras de pintor. Tras tomar como rehenes a todos los clientes así como a los empleados del banco, ponen en marcha su plan de robo perfecto. Mientras tanto, la policía y los detectives Keith Frazier (Denzel Washington) y Bill Mitchell (Chiwetel Ejiofor), especialistas en negociación, comienzan las conversaciones con los secuestradores buscando no sólo salvar a los rehenes, sino también impedir el atraco. El director del banco, Arthur Case (Cristopher Plummer), preocupado por la situación y por que sus propios secretos no salgan a la luz, contrata a Madeleine White (Jodie Foster) para que se asegure de que el contenido de la caja fuerte no sea robada y, lo que es más importante, no salga a la luz.


Hasta aquí puedo leer, pues el resto de la acción transcurre entre los distintos tira y afloja de sus protagonistas: las negociaciones de Frazier con Russell, las presiones de White a la policía y a Frazier y su compañero en pos de los intereses de su cliente, los conflictos internos entre los policías, etcétera. A través de estas relaciones y de multitud de secundarios geniales, Spike Lee nos retrata la sociedad norteamericana de una manera sutil a la par que eficiente. La América de los conflictos raciales, del egoísmo, de las decisiones equivocadas. Y sobre todas las cosas, una premisa clara: en ocasiones, las cosas no son lo que parecen.



El primer punto en favor del largomentraje es la continua tensión a la que somete al espectador. Lee juega con los detalles, con las situaciones, para desafiar la inteligencia de quién está viendo la película, incitándole con multitud de guiños a aventurar las razones que se esconden tras el atraco, a ayudar a los policías (aunque sea virtualmente) a entender lo que está sucediendo y como pueden reaccionar. El uso de los flash-towards de los interrogatorios a los testigos tras el atraco, añade aún más intriga a una trama que, sin ser rebuscada, te sorprende a cada segundo que pasa.


La definición de los personajes es otro de los puntos fuertes: Russell no es un atracador de medio pelo, es una persona inteligente que sabe de sobra como jugar sus bazas. Lo tiene todo planeado y equilibra el miedo a sus rehenes con cierta amabilidad nada fingida. Frazier es un detective desencantado, con algún que otro problema con asuntos internos, que a pesar del cansancio y las adversidades, sigue esforzándose por hacer bien su trabajo. Y White... bueno. White es una profesional, que aprendió hace tiempo que para triunfar, la gente tiene que dejar sus escrúpulos a un lado. Y es precisamente de esa falta de escrúpulos y del miedo de sus clientes del que se alimenta para avanzar. "Me voy, tengo que ayudar al sobrino de Bin Laden a encontrar un piso en Manhattan" llega a decir en un momento de la película. Y no sólo los principales. Como ya he mencionado antes, los secundarios son los que le dan vida a la película: los rehenes del banco y los policías capitaneados por John Darius (Willem Dafoe), constituyen una auténtica mina de situaciones, basadas principalmente en la multiculturalidad de Nueva York.

La única pega es que, para variar, los americanos meten a los nazis aunque sea de tapadillo, colocando unos tratos dudosos del director del banco durante la Segunda Guerra Mundial como la verdadera motivación de los ladrones para entrar en el banco. Pero como ya he dicho, las apariencias engañan.

Como os digo, una película que no sólo te exige atención, sino que también te entrega algo a cambio. Una fotografía muy cuidada, sin llegar a ser experimental, en el que cada plano es importante, unos diálogos fluidos y en ocasiones brillantes. Y un final que... bueno, que te deja "el culo torcío". Altamente recomendable.

Cuidaos mucho shurmijos. Que os den por culo, y un abrazo.

9 comentarios:

Olivier dijo...

Poz zi, es una pelicula impactante desde el principio... Yo no lo habria sabido explicar mejor... De todas maneras, a mi, todo lo k hace Clive Owen me parece bien... Asi k muy objetivo no soy...
;-)

Sergio dijo...

Pues no la he visto pero desde luego no me la pierdo, bien por la recomendación cinéfila.
A Instinto básico 2, que ni he visto ni veré, sí que le tienen que dar por culo, sí.

Alex Noiser dijo...

Pues no la he visto, tío. Pero habrá que verla. De todos modos, me quedo con Instinto Básico II, o mejor con la I. Ver el cruce de piernas de Sharon con la cima del monte de Venus asomando; no tiene precio xD

Kinski dijo...

Gran película, si señor, y es que lo mejor de Epaik Lí son las pelis post drama social como Summer of Sam.
Si te apetece un gran thriller con Clive Owen al frente te recomiendo Croupier.

Saludos.

Anónimo dijo...

Pues si tio la verdad que ese dia acertamos de pleno con la peli que elegimos para pagar xD porque a mi tb me gusto mucho de hecho todo lo que ha hecho Denzel Washington me encanta nose porque sera.

Venga cariño lleva cuidao por maña y folla mucho

Anónimo dijo...

Soy PEK3 por cierto

Beatrix Kiddo dijo...

A mí también me gustó mucho la película. Clive Owen, me encanta ese hombre, es super sexy. Denzel Washington también trabaja muy bien aquí, no es una gran maravilla, pero sabe mantenerte en ascuas.

Un saludo, señor Vinny Gonzo!

Ana Pepinillo dijo...

Puf creo que no podría describir tan bien ninguna película, ni si quiera Sonrisas y lágrimas que la he visto unas 15 veces.

Besos

Nortwinds dijo...

pues no he visto la peli, a pesar de que este actor me mola cantidad, no se, ultimamente ando con una relacion algo extraña con elcine, yo y mis manias, pero hare por verla

salud