15 de noviembre de 2011

Aftermath



Que ganas tengo de que llegue ya el domingo, maldita sea mi estampa. Estoy hasta los mismísimos nísperos de la puñetera campaña electoral. Porque encima se empeñan en meternos el bipartidismo en vena y la cosa no mejora: Rubaljoy por aquí, Rubaljoy por allá, "tú no has hecho nada en el tiempo que llevas en el gobierno", "tú cuando seas presidente vas a favorecer a los ricos", tonto, caraculo, etcétera, etcétera. mientras los medios de comunicación se rijan por la filosofía de "comerle el nardo a los dos partidos mayoritarios" esto no va a llegar a ningún sitio. En este país tenemos instaurada una especie de oligarquía política, con una derecha rancia y una "izquierda" manirrota que con el tiempo, está empezando a oler a dictadura. Pero nosotros nos lo hemos buscado. Bueno, nosotros no. Pero hay días tontos y tontos todos los días. Y de los últimos en España vamos sobrados. El 20 de noviembre acudirán en masa a las urnas millones de españoles poseedores de una única neurona, lobotomizados por la propaganda electoral. Estarán los autoproclamados socialistas que creen que ser autónomo equivale a haber luchado en las revueltas mineras de Asturias. Estarán los que ni siquiera hayan abierto el sobre que papá les ha dado para votar. Estarán los acólitos de Interconomía, con la lefa en la punta mientras sueñan con una victoria y con la merecida lección que se llevaran esos pulgosos perroflautas que salieron a las calle en Marzo. Y estaremos, por desgracia, los últimos que tenemos un poco de fe en la democracia, locos de nosotros, esperando que de verdad, nuestro voto signifique algo. Por eso os invito a acudir el domingo al colegio que os haya tocado. Votad a cualquier partido. Votad a UPyD, a Izquierda Unida, a eQuo, al PCE, a las JONS, a España 2000 si os sale de las narices. Pero, por lo que más queráis, no contribuyais a este pucherazo velado. Y si contribuís, que sea porque de verdad creéis que merece la pena, no porque Rajoy pertenezca a "la derecha mentirosa" o Rubalcaba sea un "sociolisto". Aún así, tengo que insistir en algo que me lleva rondando la cabeza unos cuantos días: si gobiernan los de siempre, al final pasa lo de siempre.


- ¿Y vosotras por qué no estáis desnudas?
Antes de continuar leyendo, quiero que comprobéis quién es el que firma esta entrada... ¿Ya? Ojipláticos os hayáis. ¿Pero Vinny, qué haces hablando de los Rolling? Tú, amante del nu metal, del rock alternativo, del drum and bass, del metalcore y de otras cosas acabadas en -core... Pues aquí me tenéis. Y es que no hay quién se resista a sus satánicas majestades. Ni siquiera yo, adalid del modernismo gafapasta y de los enfermizos gritos guturales.


No me da miedo reconocer abiertamente que los Rolling Stones nunca han sido una de mis pasiones, ya me conocéis. Pero Aftermath tiene un algo... Bueno, concretamente tiene dos algos y un buen puñado de algos más pequeños. ¿Desorientados? Me lo imagino. Cuando me pongo críptico no hay quién me casiopea. Ron.




Vayamos al grano. El 15 de abril de 1966 se ponía a la venta el que sería el cuarto álbum de la banda londinense. Decir que sus tres trabajos anteriores habían sido un éxito sería quedarse muy corto. La lucha entre los Rolling Stones y los Beatles era encarnizada: a cada éxito de sus satánicas, los de Liverpool respondían con algo más grande aún. Y viceversa. Buenos años los 60. En junio del mismo año saldría a la venta la edición americana.


- Tíos, creo que lo hemos matado
Aftermath fue especial fundamentalmente por tres razones. Para empezar, se trata del primer disco de la banda en el que todas las canciones fueron escritas por Mick Jagger y Keith Richards, ya que sus anteriores álbumes estaban plagados de canciones regaladas y/o versionadas (práctica muy común en los albores del rock). En segundo lugar, es reseñable el trabajo de todo el grupo instrumentalmente hablando y en especial de Brian Jones, convertido en "chico para todo" y demostrando que no había instrumento que se resistiera a su talento.La fusión es otro elemento fundamental de Aftermath, en el que se mezclan los sonidos más clásicos del blues y del rock'n'roll con aires orientales y de psicodelia, tan de moda en aquella época. El tercer detalle es que también fue su primer trabajo grabado íntegramente en tierras norteamericanas, en particular en los legendarios estudios RCA en Hollywood.


La salida del disco vino precedida por el single Paint it black. Sin coma, que conste. La coma, o al menos así se defendió Richards, fue cosa de la discográfica. Brian Jones serpentea con su sitar, Bill Wyman acaricia un bajo sobrecargado con los pedales de un Hammond y Charlie Watts cabalga sobre la batería, mientras Richards y Jagger dirigen el cotarro. Un Nanker/Phelge (para los que no lo sepáis, era el nombre que aparecía en los créditos de las canciones compuestas por la banda al completo) en toda regla. Con ésta  inmejorable carta de presentación ¿alguien podía resistirse a escuchar el disco?




Sacad el vinilo de su funda. Frotadlo suavemente. Con delicadeza. Oledlo. Aspirar el delicioso aroma de lo auténtico. ¿Listos? La cara A nos recibe con los brazos abiertos y el oscuro sonido de Mother's little helper. Esta vez no hay sitar, pero una guitarra de 12 cuerdas lo imita, y el bajo oscila, como un péndulo, creando la atmósfera perfecta para esta súplica a una madre enganchada a los barbitúricos.


El órgano de Ian Stewart (invitado a la grabación junto a Jack Nitzsche) nos avisa de que llega that Stupid girl. Rock en vena, animado, divertido, canalla. Jagger podía permitirse criticar a las niñas pijas. Le sobraba con todas las demás al muy cabrón. Además, yo creo que a las niñas pijas tampoco les importaba tanto, y habrían pagado lo que fuera por acostarse con él.
Pero sus satánicas también sabían ser dulces. Lady Jane es una balada preciosa. Y es una balada en todos los sentidos, pues la maestría y la delicadeza que Jones tiene con el dulcimer Apalache mecen suavemente una melodía que recuerda a los antiguos romances medievales, a las cortes inglesas de antaño, con Jagger y los suyos ejerciendo de improvisados trovadores.


He aquí uno de los algos de los que hablaba. Under my thumb es y será siempre mi canción favorita de los Rolling Stones. No hay nada más sensual, lascivo y placentero que dominar a una mujer dominadora. Y nadie transmite mejor que Jagger esa sensación. ¿Notas cómo se mueven tus caderas? Pues hazles caso, coño. Desnúdate, baila y disfruta.


Un poco de blues no le hace daño a nadie. Por eso Doncha bother me y su sabor clásico y su guitarra estridente son el mejor preludio para la que se avecina... Joder, he dicho un poco de blues. Pero ésto se nos ha ido de las manos. Goin' home es una de esas canciones excesivamente de los Rolling que, si lo piensas fríamente, no aporta absolutamente nada. Once minutos de blues, de muy buen blues, para que vamos a engañarnos, pero que se hacen eternos y que además contiene uno de esos insportables pasajes en los que Jagger se limita a repetir frases y jadear sobre el micrófono. Corramos un tupido velo.


La cara B abre con el alegre piano de Flight 505, un cartucho de buen rock'n'roll de guitarras derretidas y saltarinas, y con un bajo atronador que calla a todos cuando aparece en escena. Suena la armónica de Jones y Watts comienza a jugar con los platillos. High and dry huele a folk de taberna, a cigarro en mano y cerveza en garganta, a palmas, a borrachos enterrando la cabeza en el escote de alguna camarera ligerita de cascos.


Out of time podría ser una balada como cualquier otra, de no ser porque el ritmo de batería y las marimbas la melodía dulce en algo más profundo, más íntimo y casi infantil. Un suave punteo nos lleva hasta It's not easy, tema que no pasará a los anales de la historia, pero que tiene un trabajo de guitarras realmente imprescindible para cualquier amante del rock. El dulcimer Apalache vuelve a hacer su aparición con I am waiting, un tema que comienza casi como una nana pero que gana fuerza pasado el primer minuto. El esquema se repite, alternando el omnipresente poder de Jone con el dulcimer y la voz calmada de Jagger. Take it or leave it, con sus campanillas, su koto japonés, y su melodía ascendente suena casi épica. Una balada bonita a la par que emocionante, amarga a su manera, que nos plantea el dilema de siempre: cógelo o vete, pero no dejes las cosas a medias.


Tremendo Wyman en esta Think, marcando el ritmo como nadie, y acompañado por unos arreglos brutales, como esos ¿trombones? que suenan de fondo, y con unas nots de Richards que te dejan sin aliento. Potente, directo y genial. What to do es otra canción edulcorada pero que a mí me hace mucha gracia. Fundamentalmente por esos coros 'pau-pau-pau-pau' que se escuchan antes del estribillo sobre esos tremendos acordes de blues.


Pues hasta aquí hemos llegado. Espero que lo hayáis disfrutado leyendo tanto como yo escribiendo.
Cuidarse gentuza. Un abrazo enorme y que os la pique un pollo.

18 comentarios:

Tyla DeVille dijo...

Qué buena y necesaria vindicación, Vinny. A todos nos ponen como motos el "Sticky Fingers" y el "Exile...", sí, ¿pero con pasa con la fenomenal etapa Brian Jones? A éste "Aftermath" añado -a modo de infalible trilogía del rubiales- el Garagerísimo alive "Got Live If You Want It" y "Between The Buttons", que me parece la culminación de su periplo 60's.

Rock On!

Cesare dijo...

¡Coño, el Aftermath! No te lo vas a creer, pero es el disco que más estoy escuchando esta semana. Me costó entrar en 'Beggars banquet', incluso me costó 'Let it bleed' y 'Sticky Fingers'. Ambos tenían canciones bomba que me llegaron al alma, pero el resto del disco no me llegaron a la primera. Sin embargo éste... como disco es mi preferido de lo que conozco de los Stones, junto con Exile on Main Street.

Por cierto, 'Under my thumb' también es mi preferida. La letra es interesante, pero es lo de menos. Es el ritmo, la música, la magia, Brian Jones con su instrumento (musical)...

Cesare dijo...

De hecho, esta mañanita me he grabado cantando 'Under my thumb' y 'Paint it black'. Si, soy uno de esos locos esquizoides que se graban en su casa tocando o cantando XD

Cesare dijo...

¡Y habéis puesto 'Under my thumb' en el reproductor automático! Grande, muy grande, que chifla esta canción.

Eso si, aprovecho para decir que eso del reproductor automático no me mola: uno está oyendo su música, entra en vuestro blog y de repente tiene que parar una de los dos reproductores. Pero bueno, solo es mi opinión, el blog es vuestro, obviously.

Johnny dijo...

Una de las cosas más saludables durante la campaña electoral podría ser escuchar este "Aftermath". Es más que posible que no sea el mejor disco de los Stones pero a mí continúa siendo el que más me pone. Saludos.

Ana Pepinillo dijo...

Jooooderrrrrr habíais desaparecido de mi lista de blogs!!!!

Por cierto me mola la canción que suena al abrirlo :d

La Rubia Tarada dijo...

Qué grandes sus satánicas majestades!!!! Y me encanta este post, porqué? porque como amo la psicodelia, este es justo mi lugar! Yo creo que no hicieron mejor disco que el Aftermath. Excelente gusto, Vinny!!!
Como siempre, un currazo de entrada, felicidades!
Besotes!!

Alex Noiser dijo...

Gran disco, quizás no tan bueno como la famosa tetralogía que todos tenemos en mente, pero imprescindible. Un Brian Jones eclipsado por los Glimmer Twins cuando demostraba siempre que él era el talento oculto entre las sombras del grupo y un Charlie Watts. inconmensurable

Ya era hora de que hicieras algo, hijo de puta, la próxima, la del Diamond Dogs. Que te follen, pedazo de subnormal

Pek3 dijo...

Sigo sin ponerme con los Stones esque ahora estoy metido de lleno en Pearl Jam y Machine Head pero me pondre ya lo prometí.

Under my thumb suena que te cagas esta guapisima.

Buen trabajo Carlinhos un abrazo y que y una hostia en la boca, porque? pues porque me apetece xD.

Beatles dijo...

Gran disco.Aquí ya se empezó a vislumbrar la genialidad que el grupo desplegó en los 60 y primeros 70.
Aunque mi preferido de esta época es "Between the buttons",simpre está ahí presente.
Rompo una lanza a favor de "Goin' home" porque puede ser pesada en principio pero con el tiempo llega a enganchar de una manera bárbara.

Un saludo.

günner dijo...

Hace poco yo hice un post sobre mis dos discos preferidos de los Stones: este y Let it bleed.
Pero yo tengo la versión en que no sale mother´s llittle helper y Out of time!!! :-(
Dos de mis temas preferidos de la banda...

Por cierto, me duele ver a Nirvana tan puntuado en lo de grupos sobrevalorados.
Te puede gustar más o menos, pero ellos cambiaron TODO el paorama musical en los 90, así que no creo que estén nada sobrevalorados...

Un post muy currado.

Sergio dijo...

Este disco me flipa como todos los de la era temprana de los Stones, aunque no es mi preferido. Tampoco tengo un favorito, pues en muchos de ellos hay temas estrella que los encumbran a lo más alto.
Si algún puto partido político sacara una idea igual de genial que uno de esos temas tendría mi voto incondicional. Iré a votar a ritmo de Under my Thumb.

Beatrix Kiddo dijo...

Qué sorpresa me he llevado cuando he visto este disco aquí. Pero mi sorpeesa ha sido aún mayor cuando el pedante y plasta de mi querido Alexito no era el que hablaba de los Stones esta vez. xD. Quizás no sea su mejor disco, pero es imprescindible, ya que fue el origen de todo lo monumental que hicieron sus Satánicas por aquella época.

Excelente reseña Vinny! ¿Tienes el Diamond Dogs de David Bowie en nómina?, a ver cómo lo haces, ese trabajo es difícil. Besos!

Alex Noiser dijo...

Cómo agradezco que mi querida amiga Beatriz siempre intervenga para dejarme alguna perla. Se agradece.

PD: Hija de puta. xD

Möbius el Crononauta dijo...

Aquí empezó la mandanga de la buena. Y desde luego "under my thumb" es de mis preferidas.

Pedazo de disco de unos de los más grandes, digan lo que digan los envidiosos.

Saludos

Elisabeth Wittgenstein dijo...

En qué mal momento me puse Paint It Black de despertador en el móvil y ya nunca volvió a ser lo mismo para mí. Las gafas de pasta y los rollings también son coleguis, sino deberías mirarme a mi *gestosubiendolasgafasporquesemecaen* me moló la entrada, es como cuando a solas escucho a Sara da Pin Up y digo joder si esque me gusta. Besos varios <3

günner dijo...

Es curioso lo que dice Elisabeth, porque yo siemore dije que nunca pondría una canción que me gustase de despertador.
Habrá algo más incomodo que despertarte teniendo sueño??? y yo no quiero identificar un gran tema con eso!

Mariette dijo...

Justo estoy con Satisfaction. Temazos.