4 de noviembre de 2011

Sangre fresca (OCTUBRE 2011)

Madre mía, por fin vuelvo a publicar algo. Joder, que mes de octubre me he pegado. Entre pitos y flautas no he podido sacar apenas tiempo para escribir nada. En parte porque soy un vago, en parte porque en la universidad parece que se han puesto de acuerdo para no dejarme unas horas tranquilas. ¿Sabéis esa clase de profesores que creen que deberías dedicarte única y exclusivamente a su asignatura? Pues yo tengo uno de esos. El tío es muy majo y tal, pero se emociona muchísimo (yo creo que es porque tiene un premio de esos de investigación... un Grammy Latino o alguna tontería de esas) mandándonos trabajos, presentaciones, lecturas y mierdas de una semana para otra. Y claro, como no tenemos horas de clase, prácticas obligatorias ni otros trabajos que entregar, pues al final hay que sacar tiempo de dónde se puede.


¿Y qué es lo primero que me encuentro tras tantos días de ausencia? ¡Han vaporizado Megamelómanos! ¡Maldita sea! ¿Estamos locos o qué? Menos mal que Aitor piensa en todos nosotros y ya nos ha anunciado que mala hierba nunca muere y el regresará, con sus historias de chipironas random, sus musas de épocas pasadas, su elegancia, su salero, sus cockrockers y sus darlings. Algún imbécil refinado, algún alma demasiado sensible, alguna chochidesnatada amante de los vampiros brillantes o algún palurdo con demasiada testosterona habrá sido el culpable. Me cago en la virgen, si se pudieran pegar collejas cibernéticas...


Pero bueno que no cunda el pánico. Los demás guardaremos el sitio caliente. Por mi parte, regreso con mi post estrella. Porque, una vez más, hamijitos, nos preparamos para echar un vistazo a las novedades que nos ha dejado octubre, que, no voy a engañaros, nos ha dejado más bien pocas y algunas muy flojitas. Pero bueno, qué le vamos a hacer. Para compensar un poco, he decidido que a partir de ahora colocaré una nota (número de estrellas) a cada disco para que sepáis de un vistazo rápido, como pinta la cosa*.


El primer cartucho nos llega desde tierras irlandesas con The Answer. No los había escuchado nunca, pero éste Revival me ha parecido una brillante demostración de cómo hacer hard rock sin caer en los clichés propios del género, en la estela de la escena nórdica. Un hard rock más sobrio, alegre e íntimo y menos sucio, grosero y decadente, pero que no deja de irradiar la misma energía de siempre. 


Desde luego queda claro que los ingleses tienen un algo que a los yanquis les falta. You Me at Six, por ejemplo, podrían ser uno de esos grupos de niños modernos y tatuados que tocan música para pre-universitarios. Y en esencia lo son. Pero Sinners never sleep va un paso más allá y consigue colar entre tanto estribillo popero y tanto amor no correspondido, unos muy buenos destellos de rock, tanto clásico como actual, llegando a sonar mucho más emotivos e incluso agresivos. 


Una voz dulce y susurrante, mucho sintetizador y melodías pegadizas. Esos son los ingredientes de la poción mágica que la canadiense LIGHTS ha utilizado para crear Siberia. Ritmos de dubstep con ecos de indie, bañados por la cálida e inigualable voz de esta preciosidad (joer, es que es guapísima la cabrona ¿eh?). Pop, muy pop, para qué vamos a engañarnos, que además acaba haciéndose repetitivo. Genial para relajarse, eso sí, con cuidado porque podemos entrar en coma sin enterarnos. 


Odd soul es el título del tercer álbum de Mutemath, y describe a la perfección lo que nos espera. Estamos hablando de rock electrónico, muy a la vanguardia, con bajos distorsionados, ritmos intrincados y guitarras que corren de puntillas, pero con un aroma a blues que, aunque pueda parecer extraño, no desentona en absoluto y se hace más palpable a cada escucha.



No tengo muy claro si me gusta lo nuevo de Evanescence. Amy Lee me ha parecido siempre una egocéntrica insoportable. Pero parece que la muchacha ha encontrado el norte que perdió cuando le pegó la patadita a Ben Moody y ha dejado a sus "compañeros" participar más activamente en la composición y eso se nota, aunque el resultado sea una especie de nu metal con alma gótica en el que, personalmente hablando, creo que algo no encaja. Por eso no sé si me gusta o no. Aunque de todas maneras, no tengo ganas de despejar mis dudas. 


Agarraos los machos porque Five Finger Death Punch han vuelto para liarla parda. Su estilo, que podríamos clasificar como metalcore con tintes sureños, o simplemente como heavy metal muy trallero, se postula como una opción mucho más asequible para los metalheads más puristas que el que practican otros grupos similares. American capitalist es una sátira, a ratos ácida, a ratos contundente, salpicado con chulería rockstar y sustentado en un incesante doble bombo, en riffs bestiales y una voz potente como pocas. 


He de reconocer que no soy un gran fan de Oasis. Bueno, no soy ni siquiera un fan. Pero Noel Gallagher ha conseguido con sus High Flying Birds lo que su hermano no consiguió con lo poco que he escuchado de Beady Eye: engancharme. No pienso entrar en la discusión de quién es mejor o peor, básicamente porque me la trae floja. Rock etéreo, elegante y melancólico, con denominación de origen, etiqueta negra y empaquetado en terciopelo. 


Eso de que Coldplay o te encantan o los odias no es cierto. A mí no me encantan y tampoco los odio. Mylo Xyloto es para los chicos de Chris Martin algo así como su Achtung baby particular. Absténgase el respetable de insultos porque no estoy comparando los dos discos. Pero en este nuevo álbum la electrónica se mete hasta la cocina, desplazando en muchos casos al resto de instrumentos, pero nunca a la omnipresente y petulante voz de Martin. Disco optimista, que se deja disfrutar y que te regala los oídos con melodías brillantes y emotivas. Pero nada más. 


Hacía ocho años que Jane's Addiction no publicaba nuevo material. The great escape artist no es más que la actualización del sonido de la banda a los tiempos que corren. Y es el trasfondo oscuro, íntimo y delirante que siempre ha caracterizado las composiciones de Farrell, Navarro, Perkins y Chaney, se ha visto reforzado por la batuta e inestimable colaboración de David Sitek. Bajada considerable de revoluciones que consigue endurecer el sonido, hacerlo más contundente y profundo si cabe. 


Ya sé que Alex se encargó de diseccionar con cuchillo de carnicero a la pobre Lulu, pero es una novedad y me gustaría dar mi opinión. Lo primero, tenemos que recordar que esto no es un disco de Metallica, nunca se ha vendido así y la propia banda ha dejado claro que no se puede entender como tal. Es un disco de Lou Reed con los californianos encargados de la parte instrumental. Y eso salta a la vista cuando lo escuchas un par de veces. Lo segundo, y ya entramos en la visión personal, el disco es desconcertante. Y más por Reed que por Metallica, que al fin y al cabo se limitan a reinterpretar a su manera las maquetas de acompañamiento que les dio Reed. El viejo Lou está, eso, viejo, y por momentos parece que pierde el ritmo, que se traba, y que no llega a nada. Todo resulta demasiado denso, aunque de vez en cuando brinda algunos momentos de lucidez. El resultado es una pena, sobre todo porque las letras son magníficas y, con la maquinaria mejor engrasada, este experimento de metal vanguardista podría haber marcado un hito en la historia del rock. Aunque bueno, ya lo ha marcado como una de las colaboraciones más bizarras de todos los tiempos. 


Hasta aquí el repaso a las novedades. Pero antes de marcharme, vamos ha echar un vistazo a los resultados de la única encuesta que hemos realizado durante el mes de octubre (os pido disculpas también por esto. Lo vas dejando, lo vas dejando...) que en éste caso sondeaba entre nuestros magníficos lectores (bueno, menos ese tío que comenta como anónimo y que me tiene un poco harto) cuál era el mejor disco de U2. El resultado ha sido claro, Achtung baby es en vuestra opinión el mejor álbum de los irlandeses. ¿Puede ser por lo pesado que es Alex con este disco? No lo descarto. Pero tenemos que reconocer que es una auténtica obra maestra. Aunque también tenemos que reconocer que nos sería muy difícil a todos catalogar un único disco de Bono and company como "el mejor". Sólo un apunte más: me ha sorprendido mucho que un disco tan reciente como How to dismantle an atomic bomb haya conseguido "tantos" votos. Eso demuestra que no os guiáis por la premisa de "es nuevo, es peor que los anteriores". Y eso me congratula.




Nothing more mis queridos shurhands. Nos leeremos pronto (lo espero de verdad). Hasta entonces, cuidaos mucho. Un abrazo muy grande y que os folle un pez polla.


* Este es el significado de las calificaciones. Obviamente son de carácter personal, pero... cojones, ¡todo este blog está basado en impresiones personales!

- ★ Infumable. Lo comento sólo para que os mantengáis alejados de él. No tenéis huevos...
- ★★ Regular. No perdéis nada por darle una escucha, pero tampoco por no dársela.
- ★★★ Bien. Puede que os guste o no, dependiendo del tipo de música al que esteis acostumbrados.
- ★★★★ Recomendable. Es altamente probable que engrose vuestra lista de discos pendientes.
- ★★★★★ Crema. Para bajárselo sin dudar y, si tienes dispones de monetario, comprarlo.

3 comentarios:

Sergio dijo...

Amigo mío si ser un vago es escribir las entradas de la longitud y calado que acostumbras que venga otro y me lo cuente. Me sorprende que no destripes a Coldplay como parece hacer allá donde leo, a mí no me parece su más brillante trabajo pero me gusta; de Abel Gallagher como yo le llamo es cierto que emociona, pero ninguno de los hermanos llegarán a la potencia emotiva de sus primeros discos juntos, y Lou Reed & Metallica de la mano juntos al paredón...
Siga usted vagueando que yo espero a la próxima.
Buen finde.

Alex Noiser dijo...

Igual no me bajo el de Jane´s Addiction ya, a Coldplay que les den por el culo, plagiadores; el de Noel lo tendré que escuchar y a Metallica y a Lou Reed.... no comment xD.

Te quiero cerda.

Pek3 dijo...

Vaya mierda de mes tio pero mierda mierda es poco. No pienso escuchar nada de lo que ha salido ni siquiera lo de metallica y lou reed.

Lo de la encuesta de U2 YO fui uno de los que vote a how to dismantle... porque para mi gusto es el mejor.

Buen trabajo carlinhos me ha gustado lo de las estrellas xD.