18 de junio de 2012

Sangre fresca (MAYO 2012)

¡¡No estaba muerto!! Pero tampoco estaba de parranda. Joder, ojalá hubiera estado de parranda... He tenido un mes muy movidito, porque (y es lo malo de coger optativas sin conocimiento) se me han juntado los tres exámenes y chopecientos trabajos que tenía que hacer para los primeros quince días de junio. Así que ya me perdonaréis si no me he pasado (menos aún de lo habitual) por aquí. Pero oye, ya estoy de quasi-vacaciones y creo que tengo monazo de blog, así que intentaré meterle caña estos días antes de que el verano me absorba por completo, para devolver a Apettite for prostitution el esplendor que tuvo bajo mi virreinado.


Golpes de estado a parte, sé lo que estáis pensando. Joder Vinny, ¿a estas alturas de junio nos traes las novedades de mayo? Pues sí. No me toquéis mi estructura vital, que se me descomponen los esquemas y caigo en una espiral de autodestrucción que riéte tú de Mark Renton, Spud, Sick Boy y otros tantos yonkis escoceses. Aquí seguimos un orden y una dieta muy estrictas. Cojones ya.

Jack Black y Kyle Gass, o lo que viene siendo lo mismo, Tenacious D, regresan para demostrar a todo el mundo, a su peculiar y distinta manera, que por muchos bailarines de plastiquete y nenas con autotune al rock no se le puede matar. Rize of the fenix (que más bien debería haberse llamado Rize of the mounstrous cock) son trece canciones (once sin contar los dos interludios) que exploran sin prejuicios y con muy poca vergüenza casi todos los palos de nuestro amado rock'n'roll, desde riffs oscuros a lo Sabbath hasta teclados ochenteros, trallazos dignos de The Who, baladas sureñas, powerpop, blues, heavy metal... Aquí no se queda nada fuera. Mención aparte las letras, quizás un poco más flojas que de costumbre, pero igualmente divertidas. Dio, cuídanos por muchos años a este par de merluzos. 



El power metal nunca fue un estilo para las masas. Sus voces agudas, sus letras fantasiosas y sus melodías aceleradas no eran aptos para paladares exquisitos. Pero siguen teniendo su público (la vieja guardia y nuevas incorporaciones) pues la mayoría ha sabido, con mayor o menor acierto, reinventarse. Este es el caso de Sonata Arctica. Atrás quedaron esos ritmos frenéticos y esos teclados de vértigo, dando más espacio en cada álbum a sonidos oscuros y densos, pero también a coqueteos con el folk, así como a letras más serias, más comprometidas y más pesimistas, que aquellas que hablaban de hombres lobo que no podían amar (full moon is on the sky and heeee's not a maaaaan anymoooore). Por eso Stones grown her name es una buena recomendación tanto si sois fans como si os pilla de nuevas. 


Entre espectación y escepticismo, Slash y su nuevo mejor amigo Myles Kennedy lanzaban Apocalytic love. Y qué queréis que os diga, Kennedy tiene un vozarrón para hacer animaladas con Tremonti y compañía, pero fuera del estilo de Alter Bridge, resulta un poco cansino. No obstante su talento vocal disimula un poco este hecho y en este plástico nos encontramos trece cortes que exploran en toda su (¿acotada?) amplitud el hard rock y sucedáneos. Muy buenos riffs, mejores melodías, producción exquisita... En resumen, mucha caña y auténticos temazos que harán las delicias de los nostálgicos gunners, encandilará a los no habituales y, por supuesto, a algunos no les gustará una mierda. Qué le vamos a hacer, las espectativas con respecto a Saúl Hudson son siempre demasiado grandes. 


Dice el refrán (o igual me lo acabo de inventar) que no hay dos sin tres. Mentira cochina. Y no, no estoy hablando de fútbol. Estoy hablando de Daybreaker, lo último de los británicos Architects. Después de dos auténticos monumentos, dos verdaderos ejemplos de que la elegancia no está reñida con ser un cafre. Después de dejar patente que el dethcore y la clase podían llevarse bien, me salen con esto. A ver, siguen siendo de los pocos salvables en un género de por sí abocado al fracaso, pero echo de menos un poco más de tralla, esa energía con la que impregnaban cada canción. Aquí mucho riff intrincado, mucho doble bombo, pero la verdadera rabia se la han dejado en casa y Sam Carter trata de llegar a tonos que sólo quedan bien en niñas de siete años. Esto no me lo volváis a hacer, que la tendremos. Avisados quedáis. 



Love of Lesbian están de moda. Al igual que todo el indie patrio y de más allá de nuestras fronteras. Decidí darles una oportunidad hace tiempo y, bueno, digamos que me medio convencieron. Me gustan sus letras, me parece que, a veces, tiene ocurrencias la mar de interesantes. Pero de ahí a sacar un doble disco... No entiendo muy bien a qué viene este derroche compositivo, si lo que querían era pegar el pelotazo o que tienen un mundo interior muy rico, pero el balance de La noche eterna / Los días no vividos es más bien negativo. Sobresalientes en los temas íntimos y cotidianos, notables en los optimistas, pero suspenso muy bajo en los temas supuestamente divertidos, que acaban resultando horteras. Vamos, que de dieciocho canciones, bien podrían haber hecho una criba y la cosa resultaría más atractiva. 


Hasta aquí llegamos por hoy. Nos leeremos pronto, lo prometo.
¡Cuidaos mucho queridos shurlectores!



Este es el significado de las calificaciones. Obviamente son de carácter personal, pero... cojones, ¡todo este blog está basado en impresiones personales!
- ★ Infumable. Lo comento sólo para que os mantengáis alejados de él. No tenéis huevos...
- ★★ Regular. No perdéis nada por darle una escucha, pero tampoco por no dársela.
- ★★★ Bien. Puede que os guste o no, dependiendo del tipo de música al que esteis acostumbrados.
- ★★★★ Recomendable. Es altamente probable que engrose vuestra lista de discos pendientes.
- ★★★★★ Crema. Para bajárselo sin dudar y, si dispones de monetario, comprarlo.

✩ Representa que la puntuación está entre la que indican las estrellas negras y la siguiente.

6 comentarios:

Sergio DS dijo...

El de Slash ya lo tengo y me parece cojonudo. Del resto no tengo criterio, aunque confieso que a Love of Lesbian todavía no les he dado mi oportunidad.

PUPILO DILATADO dijo...

Tan sólo le estoy dando una oportunidad al de Slash, y porque es Slash!!!, De lo demás....qué quieres que te diga, teniendo calentitos los discos de The Cult, Beach Boys, Prong y Rush, no creo que les haga un hueco a los que comentas a pesar de que el de Tenacious D me llame la atención.

saludos Vinny, se te echaba de menos!!!

Flordeloto dijo...

Yo alucino contigo,eso que estabas ocupado con exámenes... eres una máquina! Besos.

Amanecer Nocturno dijo...

Pues a mí me ha encantado todo lo que he oído del último disco de Love of Lesbian. Voy a ver si me lo descargo entero y así ya puedo opinar con total impunidad.

Un abrazo.

Boris dijo...

Escuche ya el de Slash, no es un trabajo que entusiasme pero merece la pena. Últimamente oigo poquísima música española y de lo nuevo y tan comentado de Love of Lesbian no puedo decir nada aunque nunca he estado muy a favor de los discos dobles, eso sólo deben hacerlo los más grandes, los grupos medianos tipo Love of Lesbian mejor poco y bueno

Addison de Witt dijo...

Buff Slash ya no me motiva ni para intentarlo y Love of Lesbian... pues tampoco, ya veremos, al final igual caémos (con Slash).
Saludos.