20 de febrero de 2014

Por amor a la música: Rob Zombie - Hellbilly deluxe | ¿Truco o trato?

Llegamos al último asalto en la ronda de amoríos musicales de Por amor a la música. A punto estuvo de cerrarse repentinamente cuan Forrest se hizo, como se dice vulgarmente, la picha un lío y publicó el principio de la siguiente antes de que Nortwinds hiciera lo propio. Y a punto estuve yo de lanzarme al vacío, pero por suerte rectifiqué a tiempo. Así que ya tengo lista mi publicación de la semana que viene. Juas, juas, juas.

Ayer se pasaron por el Motel Bourbon (cinco estrellas de rock y otros menesteres) la pareja formada por Rob Zombie y Sean Yseult. Y mientras ellos practicaban sexo del duro en una de las habitaciones del último piso (básicamente porque no me los imagino en plan romántico) el bueno de Norty (te lo copio Pupi, me ha molado) nos ponía Gods on voodoo moon, el debut de unos White Zombie recién salidos del cascarón.

Me cae bien Rob Zombie. Lo veo un tío muy auténtico. Algo obsesionado con todo el tema de la serie B y lo sobrenatural, eso sí. Pero mejor él que Tim Burton. El problema es que sus trabajos con White Zombie no terminan de convencerme. Se me hacen un poco repetitivos.

Su carrera en solitario tampoco es que varíe mucho el estilo (algo menos de noise, algo más de groove... pero metal industrial al fin y al cabo) pero no sé, ese tufillo a bar de carretera, tanga de bailarina de streaptease y whiskey barato que no se apreciaba anteriormente me pone. Y mucho. Además, desde que tuve la suerte de verlo en directo le tengo aún más cariño. Así que eso, lo siento mucho por la señorita Yseult, pero Rob es Rob.

Vale, vale... Esta me la apunto.
Poco después de disolver White Zombie a principios de 1998, Rob comenzó a trabajar con el productor Scott Humphrey en el que sería su primer disco en solitario. La cosa cuajó rápido y las canciones no tardaron mucho en escribirse, pues supongo que un tío como Rob, cuya cabeza tiene pinta de trabajar veinticinco horas al días y que llevaba sin sacar material nuevo desde aquel Astro creep 2000 en 1995 (si no contamos la canción para la película de Beavis & Butthead, en 1996) estaba a punto de estallar. Además Humphrey resultó ser un apoyo inmejorable, ayudándole con algunas composiciones. Acompañaron también al señor Cummings, entre otros, un John Tempesta al que su estancia en White Zombie supo a poco, un Tommy Lee que pasaba por allí tras salir de la cárcel, y Blasko y Riggs, que lo acompañarían después como bajista y guitarrista respectivamente.

Así fue como en agosto de ese mismo año se publicaba Hellbilly deluxe: 13Tales of cadaverous cavorting inside the spookshow international (loco me he quedado cuando lo he visto, no sabía que tenía ese kilométrico subtítulo) y se convirtió casi automáticamente en un clásico. Los fans de White Zombie acogieron con los brazos abiertos la obra de Rob a solas y la crítica se encargó de hacer lo propio con la magistral producción de Humphrey. Aún a día de hoy, tanto las canciones de este disco como sus posteriores remixes (ya sabéis que Rob es muy aficionado a estas cosas) siguen pululando por multitud de producciones cinematográficas, tanto del de Massachussets como de otros autores.

Porque si algo tienen los temas de Rob Zombie en general y de Hellbilly deluxe en particular, es la facilidad con la que son capaces de sugestionar tu imaginación para construir pequeñas historias. Historias donde un protagonista duro y misterioso camina bajo la luz de la luna a la espera de pegarle un par de tiros (o una buena patada giratoria si la cosa se pone interesante) al primer muerto viviente que se le cruce por delante. Historias de seres que se arrastran en la noche. Historias tan sordidas como divertidas. Historias de líbido y sangre... ¿Se nota mucho cómo disfruto?

Para ser sinceros, el disco flojea un poco hacia la mitad, con tres o cuatro canciones que no terminan de arrancar. No están mal para lo de ambientar y sugestionar que os decía antes, pero fuera de eso, uno necesita más tralla cuando escucha un disco de este hombre. También es verdad que el bajón empieza después de esa pecaminosa trinidad que conforman Superbeast, Dragula y Living dead girl y que es What lurks on channel X? la que se encarga de cerrarlo, osea que igual no es tal.

Nada más. Abrid vuestra mente simples mortales y dejad que los tenebrosos dedos de Robert Barleth Cummings, amo del abismo, perviertan vuestros pensamientos... O no. Vosotros veréis.

6 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

Ya comente que hasta no hace mucho Rob era sóño para mi un director d cine de un género que tampoco llamaba la atención. he de reconocer que a fuerza de ller a muchos de vosotros me trague el último disco y hasta me encantó. De ahí procedí a escuhar su obra anterior, Con White Zombie no me dice nada pero en solitario tiene enormes momentos como este disco que comentas. un poco menos comercial y dance que el último pero SOBERANO lp

PUPILO DILATADO dijo...

Tras joderme como me jodió la ruptura de White Zombie, "Hellbilly Deluxe" me pareción una perfecta continaución, estaba harto de 'remixes' y la música de Rob pedía de nuevo guitarras y temazos con el gancho descomunal como los que destacas que ya se han convertido en clásicos de su carrera. El siguiente no me gustó, por repetitivo, y le perdí la pista hasta "Venomous Rat Regeneration Vendor". No sé, con Rob siempre he tenido una relación amor/odio porque me encanta su propuesta, su estética y su insaciable vena artística cine/música pero jodió bien una de las mejores bandas de los 90's y no me sienta bien que se le endiose.

Tenebroso post Vinny!!!, je,je,je.

Forrest Gump dijo...

Como he dicho en todos los post ..a mi Rob no me mola nada..White Zombies tenian su gracia y mas en su época. Ahora el tipo me parece cansino y su actuacion en el Azkena fue patetica desde mi punto de vista!Demasiada parafernalia y eso tapa mucho las carencias musicales.Buen post...a ver si me animo y vuelvo a retomarlo y cambio de idea!
Por cierto Chals deja de jugar y cambio tematica la nueva semana.
A+

bernardo de andres herrero dijo...

Como a Pupi también estas nominado visita mi blog y enhorabuena

laedaddelkojak de andres herrero dijo...

En agradecimeinto por ponernos en la lista También te nominamos

Carlos Tizón dijo...

Recuerdo cuando salió este disco, curraba lo entonces en una tienda de discos y lo solía poner. Rob aportó mucho por que el schock rock siga vigente