28 de febrero de 2014

Por amor a la música: X Japan - Blue blood

El comienzo de una nueva ronda de Por amor a la música siempre es motivo de alegría. Y esta no iba a ser una excepción. Nuestro siempre imaginativo Forrest cambia radicalmente de tercio y dejamos atrás los amoríos y demás rollos de prensa de peluquería para adentrarnos en la crónica de sucesos pura y dura. Muertes de músicos. Cada semana uno de los participantes propondrá una manera de morir (y el famoso programa de televisión nos ha enseñado que hay una gran variedad) y el resto tendremos que mover ficha. El arranque no podía ser mejor, pues Forrest nos dejaba en The Tiki Bar una bonita reseña sobre el Straight up de los recientemente revitalizados Badfinger y todo debido al suicido por asfixia de su líder, Peter Ham.

Reconozco que hoy juego con ventaja porque fui uno de los "afortunados" que la semana pasada leyó la entrada original de nuestro anfitrión durante lo que he decidido en bautizar como "la prisa del asesino". Y no es para menos, porque el tema es muy jugoso. Tristemente la muerte por asfixia, tanto como método de quitarse la vida como por descuido durante alguna que otra práctica sexual exótica, ha provocado que más de un genio se nos fuera al otro barrio.

Es el caso de hide (Hideto Matsumoto), guitarrista japonés conocido principalmente por haber pertenecido a X Japan y Saver Tiger, ambos pioneros del movimiento visual kei. Para los no iniciados, sólo os diré que el visual kei es algo así como el glam occidental, es decir, pintas estrambóticas rozando la androginia, parafernalia capilar y mucho maquillaje, aunque es cierto que el concepto visual kei (nombre derivado, a todo esto, de esa frase que se puede leer en la portada de Blue blood, "psychedelic violence crime of visual shock") nunca ha estado asociado a ningún estilo de música concreto y son muchas las bandas de la isla oriental, sea cual sea su palo, las que lo llevan por bandera. Existe, y esto ya como información extra, una curiosa división entre todos los aficionados al rock en Japón basada principalmente en si se acercan más al visual kei (que además suele contener letras en japonés) o si, por el contrario, tienen una estética más occidentalizada y, casi por consiguiente, cantan en inglés. Los primeros afirman que el rock no deja de ser un espectáculo más y los segundos que debajo de tanta fachada en muchas ocasiones hay músicos bastante mediocres. En fin, para gustos los colores.


No creo que a estas alturas nadie se sorprenda si digo que soy bastante aficionado al j-rock en varias de sus facetas. Pero, mira tú por dónde, había dejado a X Japan de lado. Me pasa bastante, aunque no os lo creáis, esto de pasar de puntillas junto a los grupos consagrados y quedarme con el secundario de turno que conocí antes. No obstante, siempre hay tiempo de rectificar.

Pruebas de vestuario de Guns N' Roses. Primera parte.
Formados en 1982 por Yoshiki (batería) y Toshi (voces) en la prefectura de Chiba, en pocos años la banda por aquel entonces aún conocida simplemente como X se convirtió en una sensación en Tokio y sus alrededores. Yoshiki fundó su propio sello, Extasy Records, para publicar su primer disco Vanishing vision en abril de 1988 y meses más tarde Sony los fichaba para que justo un año después viera la luz su segundo trabajo, este Blue blood. Éxito rotundo, aguantó en el Oricon más de 100 semanas y en la gira que serviría de presentación tuvieron un par de fechas en sold out. Con el paso de los años el nombre de X traspasó las fronteras de la isla nipona y cambiaron su nombre a X Japan para distinguirse de la banda punk americana X. X Japan publicaría dos discos y un mini-álbum más antes de separarse en 1998, con el visual kei dejado de lado (ay, los noventa), un buen puñado de fans y probablemente una de las carreras más influyentes de la música rock japonesa.

Es la bola de cristal...
El caso es que tras la ruptura cada uno tiró para un lado y hide, la menta más activa del grupo tras de Yoshiki, continuó una carrera en solitario que ya llevaba años dándole buenos momentos. Fundó Zilch en Estados Unidos con, entre otros, Joey Castillo (QOTSA, Danzig, Eagles of Death Metal) y Paul Raven (Killing Joke, Ministry, Prong). Tras una larga estancia en Los Ángeles regresó a Japón durante unos días para grabar un par de programas de televisión. La noche del 1 al 2 de mayo de 1998 hide y los Spread Beaver (la banda que lo acompañaba en solitario) salieron de farra. Hiroshi, hermano pequeño, chófer y mánager del guitarrista lo dejó en el hotel donde amaneció a la mañana siguiente ahorcado con una toalla atada a un picaporte. Aunque la policía dictaminó que era un suicidio y no se hizo mucho más ruido con el tema (a pesar de tres suicidios por imitación y las 50.000 que acudieron a su funeral) han sido muchos de sus allegados los que dudan de esta versión, pues nunca se encontró una nota ni nada similar. La versión más plausible (al menos para mí) es la que uno de sus compañeros de X Japan, Taiji. Según el bajista, él mismo había utilizado en alguna ocasión junto a hide una técnica similar para realizar estiramientos después de los conciertos y evitar los dolores. Taiji apuesta porque hide llegó perjudicado al hotel y no se le ocurrió nada mejor que ponerse a estirar, resultando la descomunal borrachera en un fatídico accidente. Suena un poco a broma, pero son también muchos los testimonios de colegas y amigos que dicen que nunca mostró indicios de querer suicidarse. Ahí queda el misterio.

Varios discos póstumos aparecieron tras su muerte, entre ellos el debut de Zilch y Ja, zoo, su tercer disco en solitario. Ni que decir tiene que se vendieron como churros. Pero más allá del tirón comercial morboso, hide es un auténtico símbolo en su país. Todos los años se celebran conciertos para recordar su cumpleaños y el aniversario de su muerte. De hecho, varias bandas (como Luna Sea o Phantasmagoria) se han reunido a lo largo de los años sólo para tocar en conciertos tributo y tras la reunión de X Japan en 2007 sus compañeros decidieron no buscar un remplazo y tenerlo presente en forma de vídeo durante los conciertos. No me digáis que no es bonito, coñe.

Snif.
Bueno, ya vale de chapa. Vamos un poco al disco, que es por lo que estamos aquí. X Japan era fundamentalmente una banda de hard rock, pero desde casi sus inicios se aprecia una querencia por el power metal (ese que aún andaba en pañales) descomunal. Melodías trabajadas con ciertos aires de orquestación, ritmos de infarto, riffs épicos... Existe un curioso debate sobre si es posible que los chicos de X Japan se vieran influidos por aquellos primeros Helloween o su similitud musical viene de la pura casualidad y de esa teoría de que las grandes mentes piensan igual.

Cinco temas revisados, regrabados y adaptados tanto de su anterior disco como de sus primeros trabajos, una versión de los canadienses Mahoney Rush como introducción y otros cinco temas nuevos componen Blue blood. Variadito como no podía ser de otra manera, aquí las guitarras son siempre protagonistas, tanto en los temas más veloces como Blue blood, X, Kurenai, Orgasm (ojo a esta, que Yoshiki se sale con las baquetas) o Rose of pain; en las baladas melosas de hard rock como Endless rain o Unfinished; en los temas más "angelinos" como Week end, Easy fight rambling o Celebration; o en esa maldita maravilla instrumental que apesta a rock progresivo llamada Xclamation salida de la cabeza de hide y Taiji.

Y finalizo diciendo que, y perdón si me meto donde no me llama, ningún heavy ni ningún hard rockero estará completo hasta que no haya catado a X Japan o en su defecto, al propio hide.

5 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

No los conocia pero me molan un monton con esa pinta ntre los Gins o Crue y lso Sigue Sigue Sputnik. desde luego me ire rapido a ver que mas ofrecen pues la primera impresión me ha arrebatado

TSI-NA-PAH dijo...

"la prisa del asesino"muy bueno!!!Una toalla al picaporte..coño con lo facil que es con una cuerda! Yo de japos a parte Sakamoto,Ike Reiko, Thee Michele Gun,etc...Algun grupo crepuscular de rock progresivo tambien me gusta. Por cierto este te puede gustar; The Apryl Fool

Josi dijo...

Vaya, topamos con el rock japonés, todo un mundo lleno de sorpresas. No conocía este grupo, mis conocimientos se limitan a Tak Matsumoto Group y a esa maravilla que se llamaban The Savoy Truffle. Interesante propuesta y complicada la forma de hacer estiramientos con una toalla. joder, en el cuello solo hay que ponerse algún collar ligero y los brazos de alguna linda dama, nada mas, lo demás no es recomendable. Muy buen post, Vinny, un saludo.

Carlos Tizón dijo...

Tuve una epoca que me dió por el rock japones a saco y tengo un monton de discos por ahí. Es curioso, lo grande qeu llegaron a ser X Japan, allí son autenticos heroes.

Sobre el visual key hay bandas alucinantes, tengo por ahí un dvd de una banda que hacen una especie de opereta, juas, un espectaculo man

PUPILO DILATADO dijo...

Increíble manera de quitarse el pedo de encima!!! Sabia de las andanzas y el tirón de X Japan por el Popu pero nunca me he metido con ellos y...me han flipado mucho! Además, que pintacas!!! A esto se le llama andar por la vida sin complejos.

Ya tengo otra banda nipona con la que flipare además de Savoy Truffle y The Michelle. Gracias y perdona el retraso en comentar.