15 de abril de 2014

Heptágono (MARZO 2014)

Con tanta novedad y con las vacaciones de la semana temática de Jesucristo a la vuelta de la esquina por poco se me pasa esta entrada. Se que la tensión os comía por dentro. Y es que si no os traigo yo las siete mejores entradas del mes de marzo, ¿quién lo va a hacer?

¿Qué? ¿Cualquiera? Pues oye también es verdad. En todo caso yo voy a poner mi granito de arena para ayudaros a encontrar la aguja en el pajar (y nunca mejor dicho, ujum) de la red de redes. Como compensación, hoy son nueve las entradas que os recomiendo. Vamos allá.

- Arrancamos con una de cine. Creo que fue Chals el que nos recomendó durante una de las rondas de Por amor a la música el visionado de Velvet goldmine, esa ficción sobre el mundo del glam rock de los setenta. Pues bien, hace un par de semanas al fin le hice caso y lo cierto es que me encantó. Casualidades de la vida, a los pocos días me encontré con que la señorita Neon Furs, de Our Gods are dead, se marcaba una inspirada y muy cuidada reseña sobre la película.

- Mucho ha dado que hablar durante este último mes la compra de Oculus Rift (ese aparatejo de realidad virtual tan chulo) por parte de Facebook. Pero antes de que Zuckerberg desembolsara esta millonada, muchos fueron los acercamientos a la realidad virtual que se quedaron por el camino. Unas muy buenas. La mayoría muy malas. Nos lo contaba R. Márquez en VidaExtra.

- Una de las cosas que más me ha gustado siempre del plano universo creado por Terry Pratchett en sus novelas es ese lento devenir de los avances tecnológicos, que se suceden durante las distintas historias como si de un personaje más se tratara: siempre tiene un papel, aunque sea de reparto. Alkar, de Xataka, se ha tomado la molestia de relatar en este artículo y en este otro gran parte de esa evolución de la teconolgía en el Mundodisco.

- Seguro que habéis oído alguna vez algo así como que "tenemos unos actores de doblaje de primera categoría". Y es cierto. Fuera de que unos doblajes chirríen más que otros, está claro que la historia del cine en nuestro idioma (del foráneo, me refiero) no se entendería igual sin ellos. ¿Y si tenemos los mejores, por qué anuncian ahora una huelga? Lucía Ros de Blogdecine nos arroja algo luz sobre este asunto.

- En estos tiempos convulsos del "de lo que ves créete la mitad y de lo que no ves no te creas nada", cuando la información nos aplasta en ingentes cantidades y uno no debe fiarse ni de su propia sombra, el grado de democracia y libertad real de un país puede medirse fácilmente echando un vistazo a qué tipo de contenidos digitales están restringidos y/o prohibidos para sus habitantes. Manu Mateos nos dejaba en Genbeta esta infografía de Who is hosting this sobre censura en la red.

- Si hay un nombre de moda a día de hoy en el mundo del cine, ese es sin duda el de Matthew McConaughey (¿alguien sabe pronunciar esto bien a la primera?). Y no sólo en el cine. Su papel en la aclamada True detective (que tengo pendiente) ha terminado por dar carpetazo a una carrera llena de altibajos y que Merlin J. Gutherless analiza en Jot Down.

- Tengo la sensación de que Black Gallego, el autor más metalero de Hipersónica, se está convirtiendo poco a poco en mi nuevo líder espiritual. Y no sólo porque siempre es agradable leer buenas críticas sobre un trabajo que te gusta (aquí la del Lost forever // Lost together de Architects) sino porque gracias a sus pasionales y precisas reseñas me he hartado de esuchar una y otra vez el que, para un servidor, es el mejor disco del primer trimestre del año: The joy of motion, de Animals as leaders. No sé qué coño hacéis que todavía no lo estáis escuchando.

2 comentarios:

21st Century Schizoid Man dijo...

Eso, eso, tú pelotea a mi Marta y a mí que me den. A ver si te penetran por detrás. Te haré caso y me leeré los artículos, de todos modos, creo que Jotdown la caga mucho cuando habla de música, ¿eh?

Tiran de axiomas, de topicos y de decir cosas como que el Black Album de Metallica tiene cosas de U2 o que Hurt de Nine Inch Nails es el lloriqueo de un emo. De todos modos, seguiré leyendo sus entrevistas y sus entradas de literatura.

Salud, caballero.

bernardo de andres herrero dijo...

Me leere unas cuantas de esas recomendaciones sobre todo lo de Prachett