24 de noviembre de 2014

Heptágono (OCTUBRE 2014)

Creo que hoy establezco un nuevo récord. Sí, aquí estoy, a punto de terminar el mes de noviembre presentando una recopilación de entradas destacadas del mes de octubre. Con dos cojones, sí señor. En fin, que no me extiendo más que ya llego muy tarde y tengo el Heptágono calentito, calentito.

- Siguen las cosas revueltas por estos lares con la dichosa luz verde a la nueva Ley de Propiedad Intelectual. Además del Canon AEDE, hay otros muchos detalles que nos afectan a los usuarios. Como la cosa puede ponerse un poco farragosa según la fuente, yo me quedo con este artículo de María González en Xataka que deja las cosas bastante claras (o al menos, todo lo claras que pueden quedar este tipo de textos, que los redactan de manera ambigua intencionadamente).

- No soy mucho de ir al cine si no es para disfrutar de algo impactante visualmente hablando (como Interstellar hace unos días) pero de vez en cuando hay alguna película que me pica la curiosidad y La isla mínima me produjo una sensación especial desde el primer tráiler. Fuera de una ligera decepción (culpa mía, que conste, que me esperaba un giro de guión que nunca llegó) salí muy contento y por eso, para enfatizar mi recomendación, os dejo con la certera reseña de Pablo Muñoz en Blog de Cine.

- Los cuatro lectores de este blog ya sabrán que la música en castellano (excepto el hip hop, y cada vez menos) no es santo de mi devoción. Siempre hay excepciones, claro está. Una de esas excepciones son los vallisoletanos Arizona Baby. Su folk rock de sabor clásico y personal me enamoró desde el primer segundo y en Secret fires la fórmula se refina y se madura lenta y luminosamente, como es fuego que ilustra la portada. Raúl Covisa hace un repaso tema a tema en Sombras de Gigantes para deleitarnos aún más.

- Otro que ha sacado nuevo material (aunque tampoco es que me sorprenda, dado el ritmo de producción habitual) es Devin Townsend. Su Z2 es un disco en dos partes (continuación de aquel maravilloso Ziltoid the Omniscient) con los títulos de Sky blue y Dark matters. Como soy bastante fan y pocas cosas hace este hombre que no me gusten, soy bastante imparcial, y por eso creo que la más realista crítica de Black Gallego en Hipersónica os resultará mucho más útil.

- Soy de la opinión de que los juegos de terror ya no son lo que eran. Armado con una automática y una ristra de granadas cualquiera se enfrenta a una horda de zombies. ¿Dónde quedaron aquellos pasillos oscuros o aquellos escenarios retorcidos y cubiertos de niebla? Sea como sea, hay maneras de hacerlo mucho peor, y por eso Gallego (el incoloro) nos habla en Vida Extra de algunos videojuegos de miedo que, de malos, solo provocaban ataques al corazón de pura risa.

- Vamos cerrando con una lista de esas que nos tocan la patata a todos los que hemos crecido enganchados a un mando de consola.  R. Márquez de Vida Extra repasa siete sagas de videojuegos que la industria ha dejado de lado (o ha maltratado sin miramientos) y que muchos echamos de menos. Maldita sea Naughty Dog, recuperad a Crash si le tenéis algo de respeto.

- Y terminamos con un poco más de nostalgia. A pesar del nefasto doblaje en castellano que le encasquetaron a Escuela de rock (con un Dani Martín que no es capaz de emular ni la millonésima parte del carisma de Jack Black) siempre le he tenido mucho cariño a esta película. El año pasado se cumplieron diez años del estreno de la película y aquellos jovencísimos muchachos que montaban una banda de rock junto a su "enrollado" profesor volvían a juntarse para celebrarlo. El Hematocrítico, genio y figura de las redes sociales, lo compartía con nosotros (un poco tarde, puede ser) este momentazo en su Vamos a Morir Todos.

1 comentario:

Alex Palahniuk dijo...

Cómo mola lo último de Townsend...