6 de noviembre de 2014

Por amor a la música: Josh Freese | Grados de separación


¿Habéis oído hablar alguna vez de "la teoría de los grados de separación con Kevin Bacon"? ¿No? Bueno, breve aproximación: se trata de un postulado que establece una media de cinco grados de relación directa entre todos y cada uno de los habitantes del mundo. Vamos, que yo conozco a alguien, que conoce a alguien, que conoce a alguien, que conoce a alguien, que conoce a alguien, que conoce a Kevin Bacon. O algo así.

Hace unos meses un amigo me discutía la validez de esto, a lo que yo le contesté que a día de hoy es bastante más sencillo de lo que parece. Siempre hay gente tremendamente trabajadora y/o sociable. Como Santiago Segura, por ejemplo,a raíz del cual se ha acortado tremendamente los grados de separación entre la mitad de este país y algo tan lejano como podría parecernos una estrella de Hollywood.

¿Y a qué cojones viene todo esto? os estaréis preguntando. Pues viene a que estamos en una nueva ronda de Por amor a la música (recordamos, músicos talentosos que hayan militado en dos bandas de estilos lo más opuestos posibles) y a que esta semana le tocaba a Josi elegir instrumento y se ha quedado con los baterías, en concreto con Álex González (EL ANIMAL, ahhhhhrg) y dos proyecto más que antagonicos: los repetitivos Maná y los más que interesantes De La Tierra (con Andreas Kisser, casi nada). Y viene también a que yo me he decidido por el gigantesco Josh Freese para ejercer de protagonista en mi entrada y a que él es una de las razones por las que Chloe Bennet y servidor estamos bastante más cerca de lo que a ella le gustaría. Ah ¿que no os lo creéis? Esperad un poco, esperad un poco.

Cotizado músico de sesión y culo inquieto, Freese ha prestado o involucrado su talento en tantos y tantos proyectos que la cifra de trabajos que llevan su firma de alguna otra manera supera los cuatrocientos y otros tantos han sido los escenarios que lo han visto desplegar su profesionalidad en la batería. The Vandals, Devo, A Perfect Circle, Nine Inch Nails, Guns N' Roses, Paramore, Weezer, The Replacements, Suicidial Tendencies, Mike Ness, New Radicals, Chris Cornell, Rob Zombie, Puddle of Mudd, 3 Doors Down, Goo Goo Dolls, Dr. Dre, Green Day, Lenny Kravitz, The Offspring, Evanescence, Good Charlotte, Queens of the Stone Age, Static-X (precisamente en el Shadow zone del otro día), Lostprophets, Hollywood Undead... Avril Lavigne, Selena Gómez, Katy Perry y ¡Michael Bublé! son sólo algunos de los nombres más impactantes de la casi interminable lista.

Josh comenzó a tocar la batería con tan sólo 8 añitos y con 12 emprendió su primer trabajo profesional tocando grandes éxitos de la radio en una terraza de Tomorrowland (Diseneylandia), y es que su padre era el director de casting de todas las bandas que trabajaban en el parque temático. En el año 1988 dio por finalizada su etapa de aprendizaje y comenzó una carrera tan longeva como variada. Su primer paso fue grabar un EP en solitario en el que él mismo se encargó de todos los instrumentos y poco después, en 1989 entraba a formar parte de The Vandals, la banda de Joe Escalante. La llegada de Freese (y la del guitarrista Warren Fitzgerald) coincidió con el revivir del punk en norteamérica con el comienzo de la última década del siglo XX y Fear of a punk planet tenía todos los ingredientes para gustar a los neófitos.

Este disco de The Vandals es mi primera aportación en la que Josh Freese presenta su lado más cafre, gamberro y desinhibido, o lo que es lo mismo, su lado más joven. Un pipiolo de 17 años que ya no es simplemente que apuntara maneras, sino que era más que patente que las habilidades de este muchacho con las baquetas no eran cosa de la casualidad, sino de una mezcla entre una genética predispuesta y mucho trabajo duro.

Fear of a punk planet es una colección de punk en todas y cada una de sus variantes. Los albores del skate punk (y un poqutio de proto pop punk) se juntan con el punk rock más frenético y una buena dosis de hardcore e incluso algún que otro toque de hard rock y funk. Una más que pegadiza The rodge, las guitarras de Hey Holmes! (Deezil Zappa colabora a la guitarra), una cachondísima versión del Summer lovin' de Grease (con otra Zappa, Moon, haciendo de Olivia Newton-John), la agresiva Small wonder, el himno punk Anti o esa otra brutal versión de Kokomo (de los Beach Boys) son sólo algunos ejemplos de lo que nos puede ofrecer este disco. Buenos guitarrazos, letras divertidas y Josh Freese desatado.

Pero la verdadera razón por la que he elegido a Josh Freese es porque la otra banda (además de The Vandals, de los que desde que entró sólo ha faltado a una cita en el estudio) en la que más tiempo ha pasada y de la que es directamente responsable es ni más ni menos que... A Perfect Circle.

Me gusta Tool (¿a quién no?) pero reconozco que siempre se me ha hecho cuesta arriba ponerme a bucear en sus trabajos con el cuidado y la atención que necesitan. Por eso me quedo con su versión más ligera (Puscifer me resultan algo excesivos en su originalidad). Porque mientras que en Tool son cuatro mentes privilegiadas trabajando codo con codo, A Perfect Circle es más James Maynard Keenan apoyando en su colega Billy Howerdel y flanqueado por una formación de quitar el hipo.

En concreto en mi segundo aporte, Thirteenth step, además de Keenan, Howerdel y Freese, hace acto de presencia Jeordie White (Twiggy Ramírez para los "no amigos"). El motivo de haber escogido este trabajo frente a otros tiene un nombre y no es otro que The outsider, una canción que podría escuchar una y otra vez durante lustros sin cansarme. La verdad es que además de esa y de la delicada a la par que inquietante versión de The nurse who loved me (de Failure) no me atrevo a resaltar ninguna por encima de otra. Se trata de un trabajo emocional, compacto y casi exquisito. Melodías distorsionadas que acarician, metáforas recitadas con la plástica voz de Keenan y una sección rítmica tan elástica como contundente. Una maldita maravilla con la que no puedo ser parcial (bueno, en realidad con ninguno de sus discos) y que recomiendo encarecidamente a los que aún no conozcáis a uno de los iconos del rock moderno.

 

Ah, antes de irme. Creo que Forrest tiene razón y si tardamos mucho en publicar la cosa se dispersa demasiado. Lo que no significa que sea obligatorio hacerlo los jueves si no podemos claro, pero es cierto que mejor que hagamos una entrada algo menos exhausta y no perdamos el ritmo. En cuanto a los comentarios, que sepáis que yo comento siempre tarde porque tengo reservada la noche del domingo para ese menester.

¡Hasta la semana que viene!

6 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

CReo que ibas a selccionar a Señemna gomez pero no de lo s Vandal si guardo bastante buen recuerdo aunque hace milenios que suenan por ningún lado de a perfect circle reconiozco haber visto sus discos por ahí pero jamas habóia picado cone llos no s sus portadas me resultaban un tanto asepticas u otra ignota razón ; oido un poco lo aportado son intresesantes por tanto creo que en una tienda cerca de casa hay un disco de ellos en la cubeta de segunda mano así que me hare con él

PUPILO DILATADO dijo...

Bernardo!!!, en qué estado estabas cuando has hecho este comentario?, je,je,je...

Opción absolutamente recomendable, nunca escuché demasiado a The Vandals y reconozco mi laguna musical. Lo de Josh Freese es de traca, ¡este tio ha tocado con todo DIOSSS!!!...incluido esos sub-productos que comentas al final de la lista.

Acabo con The Perfect Circle, adoro a esta banda, sus discos son hipnóticos y muy atractivos, ese retorcimiento progresivo de Tool no está por lo que entiendo que te entren mejor pero yo le volvería a dar una oportunidad a "Undertow" y "Aenima".

Josi dijo...

No conocía a Freese mas que de oidas, después del pedazo de post que te has pegado ya no podré decir lo mismo. Como dice Pupi este tío ha tocado con todo dios. Me molan mas los vandals. Un saludo Vinny.

Josi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos Tizón dijo...

Joder primo, vaya dos pedazos de discos que has elegidos, aunque me guste más el de Vandals

Forrest Gump dijo...

A los Vandals les vi en concierto y a contrario de Carlos prefiero a Perfect Circle que me gustan mucho mas y es verdad que este tio es muy bueno, un bateria que pasa inapercibido pero que es un elemento muy imortante en cada banda.
A+
Ps: Publicar cuando podais y comentar cuando podais...pero me alegra que lo que puse este de acuerdo que es para no perder fluidez!