25 de febrero de 2015

De aquellos polvos...


Desde que comencé mi andadura en este blog he hablado de multitud de discos y bandas que me han influido en mayor o menor medida, pero siempre he tenido la sensación de que me dejaba muchos en el tintero. Discos y bandas que me han acompañado en momentos importantes de mi vida, queme han obsesionado, que me han hecho entender las cosas de manera distinta. Pues eso, que de aquellos discos y bandas vienen estos lodos. Así que he decidido que como últimamente no me prodigo mucho por aquí, pues os dejo una entrada con quince trabajos (que podían ser más, pero tampoco era cuestión de escribir aquí una novela de Ken Follet) que no me canso de escuchar y que han hecho méritos más que suficientes para aparecer en esta lista. Sin orden de ningún tipo:

Ill Niño - One nation underground

El nu metal está considerado socialmente como una debacle musical. Y, sí, a grandes rasgos es verdad. Pero es un estilo que nos ha dejado más de un disco interesante (y sí, digo discograf, porque discografías así completas... buf). Ill Niño recogieron el legado de los Sepultura del Roots (pero en castellano), lo pasaron por el filtro del radio-friendly más animal, añadieron unas cuantas guitarras acústicas y ¡voilá! One nation underground, su tercera referencia, es una sucesión de puñetazos tribales y estribillos pegadizos con un trasfondo que trata, muy superficialmente, la violencia de las calles y las desigualdades sociales.

Top 5: What you deserve, This is war, De la vida, All I ask for, Violent saint



Kanye West - My beautiful dark twisted fantasy

Me resulta complicado apreciar el hip-hop en inglés, básicamente porque con tanto contenido a pesar de mi conocimiento del idioma tengo la sensación de siempre me estoy perdiendo algo. Lo que no quita que este disco me enganchara como una droga dura. Kanye West creó un imaginario oscuro, retorcido y bello (de ahí el título del disco) con una pasmosa atención a los detalles. Bases experimentales cuidadas con mimo, temas con un gancho de izquierda imparable, una actitud arrolladora y un sentido artístico superior a la media. Momentos grandiosos, pasajes evocadores... Y sí, aquí está el sampler de 21st Century skizoid man.

Top 5: All of the lights (intro incluida), Runaway, Power, Monster (tremebunda Nicki Minaj), Lost in the world



Fall Out Boy - Infinity on high

Para mí, la carrera de los de Chicago se resume en dos discos y unos cuantos singles "disfrutables". De uno ya hablé hace un tiempo y el otro es este de aquí. Pete Wentz y Patrick Stump son auténticos camaleones del rock y este trabajo es el mejor ejemplo. Mezclar, con mucho acierto, el post-hardcore de sus primeros años, el pop punk que les hizo famosos y el soul más bailable es algo al alcance de muy pocos. Y si además le añades toques de funk ligero y rock clásico la pirueta es de matrícula. Dejar sacar tu lado adolescente nunca fue tan placentero (excepto aquella primera y mágica semana que te instalaron internet en casa).

Top 5: Fame < Infamy, This ain't a scene, it's an arm race, The carpal tunnel of love, "The take over, the breaks over", You're crashing, but you're not a wave



Sum 41 - Chuck

El día que Dave Baksh dejó Sum 41 lloré muy fuerte (bueno, no, pero ya me entendéis). Con él se fueron esos ramalazos metálicos que inundaban el (por otra parte fuertemente influenciado por los Beastie Boys más irreverentes) pop punk de rampas de skateboard y pelos de punta. Con él la esencia cabreada, ácida y demoledora que impregna este Chuck dijeron adiós para no volver en detrimento de otras facetas (viejas y nuevas) que nada les favorecen. Por eso yo de vez en cuando me lo pongo, para recordar el beneficio que un riff de guitarra agresivo y elaborado le puede aportar a una banda como Sum 41. Y también para recordar a Chuck, ese oficial de las Naciones Unidas que salvó a estos chicos y al resto de huéspedes de un hotel del Congo cuando el conflicto estalló estando los canadienses en el país grabando un documental sobre las tragedias de la guerra.

Top 5: I'm not the one, Open your eyes, No reason, Angels with dirty faces, Pieces



Linkin Park - Minutes to midnight

Efectivamente, no sé de qué os sorprendéis. La primera bola curva que tiraron los Linkin Park es, en humilde opinión de un servidor, su mejor trabajo hasta la fecha. Quizás la razón sea que, en cierto sentido, crecimos juntos. Un disco más maduro y complejo, una reestructuración de los pasos de la receta que no cuajaron en el resultado de siempre y que, aún así, reflejaba mi estado anímico y personal de la misma manera que lo habían hecho los anteriores. La electrónica y el hip-hop hicieron mutis por el foro y se conformaron con un papel muy secundario para dejar que el núcleo, ese rock alternativo pesado y sentimentaloide, saliera a la superficie. Sabéis que no puedo ser objetivo, pero creo que no me equivoco cuando digo que, si no os gusta la banda, este es el disco indicado para que les deis una oportunidad.

Top 5: In pieces, No more sorrow, Leave out all the rest, Given up, The little things give you away



System of a Down - Toxicity

Este no es una exclusiva. Gran parte de mi generación (así como algunas anteriores y posteriores) sintieron que el metal aún tenía cosas importantes que decir a nivel mainstream cuando Toxicity vio la luz. Tankian, Malakian y compañía nos enseñaron a amar la esquizofrenia por encima de todas las cosas con un disco que podría causarte una hemorragia cerebral, un esguince de cuello y un tórrido orgasmo, todo al mismo tiempo. Riffs de infarto, cambios de ritmo que dejan sin respiración, progresiones con reminiscencias arábicas... Personalidad, al fin y al cabo, y todo ello potenciado por un buen puñado de temas con mucha pegada. Canciones tóxicas para envenenar tu torrente sanguíne.

Top 5: Science, Shimmy, Aerials, X, Toxicity



Enter Shikari - Common dreads

La propuesta de Enter Shikari puede ser, a priori, algo indigesta. Post-hardcore aderezado con emo desquiciado, trance pastillero, drum'n'bass de club underground y una alta dosis de crítica política ecologista. Su debut, Take to the skies, adolecía de una producción algo descuidada que tenía los ingredientes pero no conseguía que el mejunje fuera homogéneo. Por suerte Common dreads llegó para solucionarlo y plantar a los de Hertfordshire en la primera línea de fuego. Ideal para dejarse arrastrar al barro del sudor y las luces estroboscópicas sin sentir el menor remordimiento.

Top 5: Antwerpen, Zzzonked, Juggernauts, Solidarity, Hectic



Bring Me the Horizon - There is a hell, believe me I've seen it. There is a heaven, let's keep it a secret

Con este trabajo de kilométrico título Bring Me the Horizon me enseñaron dos cosas: la primera es que las apariencias engañan y esa pandilla de flacuchos con flequillo pueden proporcionarte algunas de las canciones más bestias que jamás has oído, y la segunda es que si un disco no te termina de convencer pero algo en tu interior te dice que hay algo escondido, hazle caso. El deathcore de Suicide season aceleraba el pulso e inspiraba en mi un pertubador sentimiendo de odio hacia la humanidad, pero fueron los destellos de post-rock de éste los que me convencieron de que, si el universo tiene que explotar, mejor que que lo haga entre los ladridos de Oliver Sykes y los baquetazos de Matt Nicholls.

Top 5: Crucify me, Blessed with a curse, It never ends, Fuck, Home sweet hole



A Day to Remember - Homesick

Dilataciones, camisetas de tirantes, gorras de visera plana, barbas, tatuajes, gafas de sol y latas de bebidas energéticas. Ahora estamos más que acostumbrados a esta estética (y algunos, como yo, estaréis un poquito hasta los cojones de tanta fachada y tan poco contenido) pero cuando descubrí a A Day to Remember y más en concreto su Homesick, a mí todo aquello me parecía asquerosamente hipnótico. Yo quería ser uno de esos modernos metaleros (excepto por lo de las bebidas energéticas, nunca he soportado esos brebajes) capaces de alternar a The Offspring e In Flames en el mismo corte. Quería hacer que la gente saltara y coreara mis canciones sobre las ventajas y problemas de ser joven e incomprendido.

Top 5: I'm made of wax Larry, what are you made of?, Welcome to the family, If it means a lot to you, Homesick, Mr Highway's thinking about the end



Skunk D.F. - Esencia

¡Bien! ¡Un disco en castellano! Ese es precisamente el motivo por el que Skunk D.F. me calaron hondo.  Tenían todo lo que hasta entonces me gustaba de un grupo: melodías potentes, tralla descontrolada y algún que otro pasaje más introvertido, un bajista sobresaliente (enorme Pepe Arriols) y, por primera vez, unas letras en las que podía invertir esfuerzo en disfrutar de las letras en lugar de entenderlas a la primera. Y además son unas letras realmente interesantes. Me encanta como son capaces de coger un tema pequeño y retorcerlo hasta convertirlo en una metáfora de algo más grande y profundo.

Top 5: Lucha interior, Himen, Espantapájaros, Supernova, Manifiesto



Estirpe - Inventarse el mundo

Venga va, otro producto patrio. Conocí a Estirpe de pura casualidad pero su rock vitaminado con toques de nu metal y funk me atrapó desde el primer momento. Inventarse el mundo fue en mi humilde opinión un paso de gigante en su discografía, mejorando su peculiar sonido con una soberbia producción y potenciando sus puntos fuertes. Ráfagas de pura adrenalina con ínfulas espirituales y desgarradores momentos emotivos facilitados por la plasticidad vocal de Mart y la versatilidad de las teclas de Daniel Puig. Sólo queda esperar que el cáncer de Mart no acabe jodiéndonos (y jodiéndole, perdón por el momento egoísta) y que podamos seguir disfrutando de la Córdoba más cosmopolita y experimental.

Top 5: El color de mi voz, El color de mi vozLlámalo perdón, Más azul, Llévame



Berri Txarrak - Jaio.Musika.Hil

Y si la cosa está en hablar de grupos españoles, Berri Txarrak no podían faltar. Bueno, ellos no estarán muy de acuerdo con la denominación. Y a mí sinceramente me viene importando un pijo. Berri Txarrak han conseguido que, sin que tengamos ninguno ni puta idea de euskera, los amemos por encima de todas las cosas (incluidas nuestra madres). Su versión lisérgica del punk hardcore lleva la crudeza del estilo a nuevos terrenos cargándolo de ácida emoción. El título de este disco (Nacer.Música.Morir) representa a la perfección la filosofía de una banda que cumplía hace poco veinte años de carrera en los que a mí, como a muchos otros, nos han enamorado.

Top 5: Gelaneuria, Onak eta txarrak, Oreka, Iparra galdu: Hegora joan, Berba eta irudia



Trivium - The crusade

A pesar de que sus últimos discos se han hundido en las cenagosas y peligrosas aguas del metalcore más sintético, hubo un tiempo en el que Trivium representaban la gran esperanza del metal, con su sangre joven y sus patentes reminiscencias clásicas. Sonar a nuevo y a la vez conservar la esencia de los grandes del género no es fácil, pero los riffs incandescentes, los berridos intercalados con estribillos melódicos y las referencias a la mitología, la guerra y cualquier cosa que queme así en general componen un trabajo que gustará a niños y mayores.

Top 5: Tread the floods, And sadness will sear, Becoming the dragon, Anthem (We are the fire), Unrepentant



Avantasia - The scarecrow

Quizás porque a pesar de que The metal opera era un pepino estábamos todos un poco saturados de tanto power metal, pero el siguiente paso en la irregular discografía de Avantasia fue para quién suscribe el mejor trabajo del proyecto de Tobias Sammet. Hard rock épico y huracanado para arrasar hasta los cimientos con un plantel de colaboraciones que quita el hipo. Manufactura germana de buen metal que poco después naufragaría en su propia autosuficiencia. Segundas partes nunca fueron buenas, pero en este caso el refrán no se aplica. Bueno, en realidad se podría considerar una primera parte así que... Nada, que me estoy liando.

Top 5: I don't believe in your love, Devil in the belfry, The toy master, Carry me over, Another angel down



Reincidentes - Algazara

Acabo con otro disco nacional y además en directo. Pensaba limitarme a trabajos de estudio pero, chico, es que Algazara... Algazara es como coger los siete primeros discos de Reincidentes, elegir los mejores temas y hacer que suenen infinitamente mejor. Algo tiene el aire libre que le sientea genial a la música de los sevillanos y la hace sonar aún más cañera y combativa de lo habitual. Le dan ganas a uno de mudarse a Marinaleda y hacerse unas rastas. O incluso de ir a un Viña Rock. No, es broma, eso nunca. Y cuando digo nunca es nunca.

Top 5: Cartas desde el asilo, La viudaUn día más, El cuento del alfajor, Mi balcón


2 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

Bien hallado de nuevo Menuda coleccion de cosas que como se salen de mis estilos y gustos habituales me resultan mas disfrutables De todo solo controlo system of Down , fall out Boy Limp park, avantasia kane West.. elr esto poco o nada Como tal es el cumulo de cosas me voy a meter poco a poco pero que conste que ya he apuntado lo que en principio me parece mas interesanta. un abrazo

PUPILO DILATADO dijo...

Bueno, bueno, bueno, menudo comeback!!!, lo cierto es que a mi muchos de estas bandas, sobre todo las numetaleras, ya me habían empezado a agobiar y estaba descubriendo las Américas con el high energy escandinavo y el revival neo swing de finales de los 90's.

Aun así, aprecio que S.O.A.D e Ill Niño paren por aquí. Le voy a dar una oportunidad a Kanyie West, Trivium y Bring Me The Horizontal a ver que tal.