5 de octubre de 2012

Sangre fresca (AGOSTO y SEPTIEMBRE 2012)

Bienvenidos una vez más, mis queridos shurlectores, a este templo de la sabiduría musical contemporánea, a esta pasarela de novedades donde los mejores artistas del mundo se desnudan para que nuestros ojos críticos los examinen con lascividad y mala folla, a este desfile de soldados del pentagrama que exponen sus cuellos ante nuestros colmillos vampíricos sedientos de sangre fresca...
Joder, tengo que dejar de leer los artículos atrasados de Paulo Coelho del Semanal. Empiezo de nuevo.

Bienvenidos una vez más, mis queridos shurlectores, a nuestro boletín de novedades. He estado pensando, y me gustaría hacer de esta sección algo mucho más participativo. Por eso desde aquí os invito a que me dejéis vuestras propuestas para el mes de octubre. Ya sabéis, algún disco que esperéis con impaciencia, algún disco que tengáis ganas de destripar, alguno que os parezca curioso... El único requisito es que se publique en este mes que comienza. Así me ayudáis a cubrir todos los frentes (que uno es cuasi divino, pero no omnipresente) y vosotros podéis sentiros orgullosos al colaborar. Remuneración económica no, que os enamoráis. Si la cosa funciona, repetiremos estas tónica todos los meses. ¿Qué os parece?

Mientras lo meditáis, yo empiezo ya a diseccionar lo que la llegada del otoño ha hecho caer de los árboles.

En marzo del año pasado, los chicos de The Darkness anunciaban su esperadísima reunión y en noviembre el aún más esperadísimo nuevo disco. Y aquí lo tenemos, calentito calentito (en realidad no, salió en agosto, pero a nadie le amarga un dulce). Hot cakes, tercer álbum de la banda que para muchos representa la última esperanza (a nivel mainstream, claro está) del hard rock británico, desde luego no sé si será lo que sus seguidores esperaban, pero a mí me ha convencido. Melodías casi tan pegajosas como las chicas de su portada, que se te agarran al pelo y te obligan a tararearlas una y otra vez, ese buen rollo que siempre ha impregnado sus temas, y por supuesto, el increíble combo que forman los hermanos Hawkins, uno con su voz de calzoncillo XS y el otro con una guitarra que huele a setentera a una distancia kilométrica. Bon appétit! 




Vamos con un poquito de hip-hop de la mano de Insane Clown Posse. Pioneros del conocido como horrorcore (subestilo del hip-hop caracterizado por sus temáticas de terror y fantasía) nos sumergen una vez más en su Carnaval Oscuro, esa suerte de limbo en el que las almas aguardan la decisión sobre dónde deben pasar la eternidad, en el cielo o en el infierno. Y eso es The mighty death pop!, un brutal ejercicio de imaginación en el que las letras plagadas de violencia desatada y los deseos más bajos de estas almas reptan sobre bases sucias, tétricas y estridentes. Un caótico prefacio del más allá narrado con sátira y a ritmo de bum-clap. A partir de hoy, temeréis aún más a la muerte. 

Siento en el alma lo que voy a decir ahora y espero, de verdad, que los fans de his bobness me perdonen, pero... No me ha gustado Tempest. Quizás no debería ser tan categórico puesto que hablo sin perspectiva ya que mi conocimiento de la obra de Bob Dylan se limita a canciones sueltas y muy conocidas. Pero creo a la mitad de los temas del álbum le sobran varios minutos (Narrow street, Scarlet town o Tin angel, por ejemplo). Algunos se hacen excesivamente largos (como la homónima), y la monotonía con la que se desenvuelven las melodías y el paso lento y cansado de los ritmos, incluso en las más animadas, acaba por aplastarte. Las letras son como siempre magníficas. El señor Zimmerman tiene un don para crear y contar historias, pero mi opinión es que dos o tres canciones más reduciendo la duración de las existentes habría sido un acierto. 

Una de cal y otra de arena. Me meto en mi terreno para hablar de Gallows, lo último de ídem. Esto ya me gusta más. Punk hardcore al cuello desde el minuto cero, berridos de ornitorrinco en celo, riffs agresivos, ritmos rápidos, coros grupales y, grata sorpresa, algún que otro guitarreo más elaborado con cierto sabor clásico. No hay mucho más que decir, disco breve, se bebe en dos tragos y deja muy buen sabor de boca (si no os disgusta el estilo), aunque no pasa de eso: un divertimento ocasional que no dejará huella en vuestra memoria y que se disfruta tan rápido como se olvida. Cosas de la música actual. 


Puedo prometer y prometo que es pura casualidad que hoy vuelva a hablar de Turbonegro. Y es que aquí traigo Sexual harrasment, primer álbum de la banda sin su carismático líder (si se puede decir que alguno de los integrantes no lo sea), Hank Von Helvete y el batería Chris Summers, con Tony Sylvester (The Duke of Nothing) en las labores vocales y Tommy "Manboy" a las baquetas. La voz grave y áspera de Sylvester le confiere un aire distinto a la música de los noruegos, alejándola del punk improvisado y adentrándola en terrenos más oscuros. Por lo demás nada nuevo bajo el sol. Puro hard rock sucio, lascivo y políticamente incorrecto, impactante y adictivo. Eso sí, considerable bajada de revoluciones en líneas generales, aunque sigue apareciendo algún que otro pepino considerable. Y Euroboy... Ah (suspiro), Euroboy sigue siendo el amo del cotarro. 


Billy Talent son otra de mis bandas fetiche. El primer nombre que le ponen a un álbum, tras esa sucesión de palitos que fueron los tres primeros, es Dead silence. Hasta ahí el cambio. El resto sigue sonando jodidamente igual. Y yo que me alegro. Temas enérgicos, sin fisura, guitarrazos elásticos, ritmos oscilantes y líneas de bajo muy potentes, por supuesto sin perder la marca de la casa: la característica voz chillona de Ben Kowalevicz (secundado por los coros afónicos de Ian D'Sa) y sus riffs agridulces y desesperados. Si bien no me ha seducido desde el primer momento como hizo su predecesor, he de decir que cada escucha me ha abierto nuevas puertas y he podido apreciar varios matices que denotan que tienen asimilada de sobra la madurez como conjunto, y que, poco a poco eso sí, a cada paso endurecen un poco más su sonido, alejándose de la peligrosa frontera existente entre el rock alternativo y el indie pop. 

El plato fuerte queda para el final. Sólo un años después de sacarse de la manga un doble álbum, Devin Townsend vuelve a poner la máquina en marcha. Y de qué manera. Acompañado esta vez en las labores vocales por mi adorada Anneke Van Giersbergen, Epicloud se nos presenta como un monolítico altar al rock progresivo, alrededor del cual danzan voces etéreas de new age, pesadísimos ritmos de metal y unas guitarras que vinieron de otro planeta a conquistarnos. Acojonante como todo encaja a la perfección, como un enorme rompecabezas cósmico, creando un mosaico de instantes irrepetibles en el que pasas de la épica a la euforia, de la tranquilidad al pánico, del dolor al éxtasis... Me estoy poniendo filosófico y en realidad lo que os quería decir sobre el disco es una cosa: que es una puñetera obra de arte. 

Hasta aquí el repaso una vez más. Pensad sobre lo que he dicho al principio y no seáis tímidos a la hora de proponer novedades para reseñar. Apettite for Prostitution needs you!



Este es el significado de las calificaciones. Obviamente son de carácter personal, pero... cojones, ¡todo este blog está basado en impresiones personales!
- ★ Infumable. Lo comento sólo para que os mantengáis alejados de él. No tenéis huevos...
- ★★ Regular. No perdéis nada por darle una escucha, pero tampoco por no dársela.
- ★★★ Bien. Puede que os guste o no, dependiendo del tipo de música al que esteis acostumbrados.
- ★★★★ Recomendable. Es altamente probable que engrose vuestra lista de discos pendientes.
- ★★★★★ Crema. Para bajárselo sin dudar y, si dispones de monetario, comprarlo.

✩ Representa que la puntuación está entre la que indican las estrellas negras y la siguiente.

11 comentarios:

Jesualdo dijo...

Sí hombre, ahora te vamos a hacer nosotros el blog y tú a rascarte los huevos. Pero eso sí, si hay algún beneficio...

Alex Palahniuk dijo...

Tengo que oír lo de The Darkness ya

ROCKLAND dijo...

Debe de ser el único blog donde leo una crítica negativa del "tempest", ja,ja,ja. Tu sinceridad te honra, compañero.
Anoto el resto!

saludos.

Carolina dijo...

Que tal chicos Vinny y Alex.
Me gustan Concrete, los terrorificos payasos locos y por supuesto Townsend, es realmente buenisimo.
Siempre es un placer leer sus fenomenales informes que escriben como dioses.
Un beso, que disfruten mucho este fin de semana.

Alex Palahniuk dijo...

¡Por fin una bloggera que se ha dado cuenta de que somos dos! -hablo por muchos usuarios que se creen que sólo actualizo yo, o por pseudo-trolls como el tal Jesualdo este-

Te voy a comentar con más detenimiento. El nuevo de The Darkness me ha gustado mucho. Para mí lo tenían todo para ser la mejor banda de rock del siglo XXI, y lo echaron por la borda. Justin Hawkins sigue siendo el puto amo con esos falsetes estelares.

Lo nuevo de Dylan no me gusta. Como dije por Twitter, para mi gusto, a día de hoy Tom Waits se lo come. Lo de Billy Talent no está mal y lo de Devin Townsend tampoco. Eso sí, te recomiendo que escuches más a Strapping Young Lad.

Alexander Arvelo dijo...

Que raro, pense que ibas a comentar también lo nuevo de Green Day.

TSI-NA-PAH dijo...

Mira ,mira que poner verde a mi ylan de mis ojos!!! Te lo voy a perdonar por que me caes bien y veo que lo que mas quiere nla gentes es que te sodomizen, de tal manera tu castigo sera cumplido!
A

Vinny Gonzo dijo...

Lo de Green Day lo comentaré conjuntamente cuando salga ¡Tré!

Boris dijo...

El de Dylan era lo que cabía esperar,no creo que le interesase mucho hacer un disco muy accesible y que que Tempest esta más pensado para los fans. De todas formas con las escuchas gana, escuchándolo un par de veces va ganando más.

El de The Darkness tengo ganas de escucharlo, al menos hacia tiempo era un grupo que alguna vez escuche y habrá que ver como han vuelto

Para el mes que viene no se que recomendar, lo de rock ya los conocéis bien y otros más pop no creo que encajen mucho con la temática del blog

Elisabeth Wittgenstein dijo...

Bua, me encantan los Darkness, de hecho rayo el disco de Hot Cakes todos los días en el bus camino a la uni, aunque me gustan otros temás bastante más que concrete, todo hay que decirlo. Son geniales, y tienen cada tema de antaño que para mí los hace leyenda.

Anna K. dijo...

Es que Tom Waits Alex...

tengo que reconocerle a Vinny y no con poca vergüenza, que lo de "sangre fresca" me recuerda demasiado a la serie infumable de vampiros