28 de diciembre de 2011

Frank Herbert - Dune

Felices fiestas queridísimos lectores. Me llena de orgullo y satisfacción regresar por aquí tras unos días de copiosas comidas y de tocada de huevos en general. ¿Os han regalado algo interesante? El único que se acordó de mí la noche del 24 fue mi hermano, que me regaló un libro - El coño de la Bernarda es declarado patrimonio de la humanidad y otras noticias de El Mundo Today - lo cual me alegró porque así ya tengo algo a lo que hincarle el diente después de terminarme Dune.


Me gustaría, antes de empezar, dedicarle esta entrada a mi chica, la señora vicepresidenta (chistes privados, nada preocupante). Tranquilos, no me voy a poner sensiblón ni nada por el estilo. Pero sé que se le cayeron las bragas al suelo cuando decidí leerme este libro y quería nombrarla en la reseña. La muchacha es ultrafan de Herbert, que le vamos a hacer. De todo tiene que haber en la viña del señor.


Pero vamos al lío. Considerado por muchos, y no en vano, como la semilla de la ciencia ficción moderna, tanto literaria como cinematográfica, Dune no fue la primera novela de Frank Herbert - Dragon in the sea, publicada en 1955 fue un éxito de crítica aunque no de público -  pero sin lugar a dudas ha sido la más exitosa y su legado, aún hoy, sigue vigente. A la altura de otros grandes maestros como Asimov, Verne o Orwell, Herbert supo adelantarse a su tiempo y trata temas que hoy en día, por desgracia, están más presentes que nunca, como el maltrato al planeta o la alta política manejada en las sombras por los hombres de negocios (bueno, esto ha sido casi siempre así, ahora que lo pienso).


Vale, pero la pregunta que todos, sin excepción, os estaréis haciendo es ¿qué demonios es Dune? Pues Dune es el nombre que recibe el planeta Arrakis. Ni puta idea ¿no? Bien, comencemos por el principio, como es natural.
Miles de años después de un cataclismo nuclear que arrasó nuestro planeta, la humanidad ha conquistado gran parte del universo, relegando a las máquinas, que una vez llegaron a ser más inteligentes que los hombres, a su función primitiva de ayuda a la raza humana. En este nuevo orden universal, basado en el caduco pero siempre efectivo sistema de feudos y aristócratas, las intrigas se ciernen sobre la casa de los Atreides, los soberanos de Caladan. El emperador Padisah - un tío un poco hijo de puta, no vamos a negarlo - ha decidido enviar al duque Leto Atreides y a toda su corte a Arrakis, el planeta desierto y productor de la especia geriátrica, la melange, una droga que retarda los efectos de la edad y aumenta las capacidades mentales dejando como efecto secundario un vistoso y nada discreto color azul en lo que viene siendo el ojo al completo. Pero todo es un engaño para deshacerse del duque.
Un movidón, vamos. El caso es que aunque tratan de aniquilar a toda la familia del duque, su hijo Paul y la madre del chaval, la concubina ducal y tocapelotas por excelencia Dama Jessica, consiguen escapar por el desierto y montan la de Dios es Cristo aliándose con los fremen, los indígenas de Arrakis, a los que todo el mundo toma por inútiles y salvajes, pero que resultan ser la hostia en vinagre.


¿Seguís perdidos? Bueno, pues os léeis el libro, que si a Herbert le costó seis años escribirlo (empezó en 1959 y lo terminó en 1965) no voy a haceros yo ahora un buen resumen en dos párrafos. Lo que sí voy a hacer es explicaros los que son, en mi opinión, los puntos fuertes y débiles de la obra. Lo mejor y lo peor. El chorizo y el chopped.


Empiezo con lo bueno:
- Arrakis es otro personaje, probablemente el más importante de todos. Las condiciones extremas del planeta desértico, su fauna (como por ejemplo los enormes gusanos de arena, los hacedores de especia) y su escasa flora, adapatadas al implacable clima, se integran en la historia como si de las acciones de otro personaje se tratasen.
No, puedes, pas... Espera, eso es de otro libro
- La cultura fremen. Todos los ritos y costumbres de las tribus del desierto, obsesionadas con el agua y el honor, salpican (¡ja!) la historia de detalles muy jugosos (otra vez ¡ja!). Por ejemplo, aquí los amigos creen que llorar por un muerto, darle tu agua (lo más valioso que tienes en Arrakis) es un acto de profundo respeto y amor hacia el difunto.
- Tecnología la justa. Aunque nos encontremos en un futuro muy, muy lejano (sí George Lucas, no mires hacia otro lado, todos sabemos que Tatooine está inspirado en Dune) la tecnología es limitada. Los viajes espaciales se realizan en las naves de La Cofradía, que tienen el monopolio de estos transportes y claro, cobran una pasada por llevarte de un planeta a otro. Siempre mirando por sus ingresos y tratando de sacar tajada de todo, algo así como unos catalanes intergalácticos. En cuanto a la tecnología más asequible, casi toda se reduce al ámbito de la supervivencia: detectores de veneno, generadores de escudos individuales, destiltrajes (unos monos que recojen toda el agua que tu cuerpo pierde para purificarla y poder reutilizarla), comunicaciones, transportes, etecé.
- Las intrigas palaciegas. He de reconocer que al principio me cargaban un poco, pero al final la política y el egoísmo son la sal en la herida y lo que hacen el argumento interesante de verdad. Muchas veces los motivos personales quedan supeditados al bien común y viceversa.
- La religión. Uno de los detalles que más me gustó de libro fue ver como las religiones, miles de años después de la destrucción de nuestro mundo, se desdibujan en montones de escisiones y mezclas tan curiosas como el Budislam, los Zenshiitas o la Biblia Católica Naranja, en una suerte de crítica a las religiones organizadas por parte de Herbert, como dando a entender que en el fondo, todas son lo mismo y las diferencias son simplemente muros impuestos por sus líderes para no perder el trozo del pastel.


Y ahora, lo malo:
- Las visiones prescientes de Paul y de su puñetera madre. Qué queréis que os diga, hacer que el protagonista de una historia tan compleja como ésta sea un adolescente que además de ser hijo de un duque, y por tanto arrogante hasta dar arcadas, que además su madre ha instruido en arte del control mental y que, por casualidades del destino, puede ver el futuro, es echar por tierra todo el esfuerzo volcado en ella. El amigo se pega la mitad del libro lloriqueando (interiormente por supuesto, hay una reputación que mantener) porque no deja de ver un futuro en el que por su culpa se iniciará una jihad que asolará el universo. Eso es una adolescencia complicada y lo demás son tonterías.
- El Herbert filosófico. De verdad que hay algunos párrafos que no se entienden ni después de releerlos cincuenta veces. Cuando Herbert se pone en plan pensador, a hablar de la consciencia racial y otras paranoias por el estilo, no hay quién coja nada. Por suerte, son pocos esos momentos, pero cuando aparecen, lo mejor es pasar de puntillas. Si entiendes algo, magnífico. Si no, buen intento, pero lo mejor es seguir adelante. Aquí el máximo exponente son las Bene Gesserit, una orden de mujeres manipuladoras (¿esto es redundante?) obsesionadas con la genética y que usan una palabrería que confundiría al mismísimo Punset. Les coges un asco atroz.
- La traducción. Vale, esto realmente no tiene nada que ver con el libro, pero yo lo aviso. La primera traducción que se realizó en castellano es, y permitidme ser claro, un mojón de elefante. A parte de tener una cantidad de errores de traducción (lo de los false friends parece que no lo dominaban) también aparecen otros de puntuación y ortográficos (faltan muchas tildes) que no son normales. Así que si decidís leerlo, por Dios buscad una edición cuya traducción sea distinta a la primera (que la hay, aunque debe ser bastante difícil de encontrar).


Paul, no sigas hacia la luz
Creo que con esta disección ya tenéis una idea más aproximada de Dune. Os lo recomiendo, tanto si os gusta la ciencia ficción como no sois asiduos a este género. Herbert tiene un estilo muy directo, no hay largos párrafos de relleno llenos de descripciones inútiles. Además, demuestra una pasión casi enfermiza por su propio universo, sin dejar un sólo detalle al azar, avasallando al lector con referencias ecológicas, políticas y sociales sobre Arrakis y sus habitantes. Una firme defensa de la ecología, de cómo los humanos transformamos el mundo a nuestro antojo para bien y para mal. Y sobretodo, y este punto es importante, cómo la religión es más un instrumento político que un conjunto de creencias, siendo aterradoramente sencillo, si se tienen los medios adecuados, construir un mesías, un mártir y un salvador simplemente aprovechándose de las necesidades y el desconocimiento de las personas en muchos temas. Mi chica dice que dejó de creer en el de arriba tras leer el libro. Y tenía once años.


David Lynch adaptó la novela al cine en 1984, y, aunque ha llegado a mis oídos que el guión se toma algunas licencias que no termina de gustar a los seguidores de la saga, no la he visto así que no entraré en valoraciones. También hay una miniserie que si he podido ver y que resulta bastante más fiel (insisto, no he visto la de Lynch) al libro. Herbert llegó a escribir cinco novelas más basadas en el universo Dune y tras su muerte en 1986, su hijo Brian Herbert y Kevin J. Anderson continuaron exprimiendo la historia hasta el día de hoy, con siete novelas además de las originales de Herbert.


Espero que os animéis aunque sea echarle un ojo, si no lo habéis hecho ya.
Cuidaos mucho y terminad bien el año shurhands, nos veremos en 2012.
Un abrazo muy fuerte y que os den.

14 comentarios:

La novia vicepresidenta dijo...

Comento por alusiones!
A mí el Herbert filosófico y la presciencia de Paul, con su lucha interna por no atreverse a hacer todo lo necesario para salvar a la humanidad de su terrible destino (podría hacer un super spoiler, que mejor me ahorro) son puntos fuertes también!
Pero como tú dices, yo es que soy superfan.

Sergio dijo...

¿Es posible que en la película tuviera un papel Sting?

Aparte, felices navidades.

Vinny Gonzo dijo...

Efectivamente Sergio, Sting interpretaba a uno de los malos (el que se pelea al final con el protagonista)

Anónimo dijo...

La hembra de ojos azules de la imagen despierta mis instintos sexuales más salvajes.

Reciban un cordial saludo.

Dani dijo...

Ahora mismo estoy rellenando el formulario online para pedir libros en la biblioteca. Ese sobre elmundotoday estará pronto en mis manos.

Raúl dijo...

Esta novela me encanta, fue para mi uno de esos disfrutes de la infancia que se recuerdan toda la vida. Algún día volveré a leerlo.

JMHulme dijo...

+1 al comentario de "La novia vicepresidenta". Después del primer libro la presciencia es absoluta protagonista: todo el tema de las intrigas palaciegas queda en un segundo plano y por supuesto la historia sigue siendo la reostia.
Y si hablamos del Herbert filosófico, cuidao con el cuarto ("Dios emperador de Dune"), una total ida de pinza que aún así he releído más de una (y de dos xd) veces.
Joder, no era consciente de lo fanboy que soy.
Un saludo!

J.M.B. dijo...

La peli me pareció un tostón de cojones y no lo intenté con el libro, gracias a este post me ha entrado el gusanillo.

Saludos

La dijo...

La peli de Lynch ES un tostón de cojones, además de ser una muy mala adaptación.
Completamente de acuerdo con el fanboy JMHulme, Dios Emperador de Dune es un libro tremendo, y con mucha miga! Y desde luego Herbert padre mejor que hijo, y eso que tampoco son tan malos como se puede pensar.

Mr. Self Destruct dijo...

Hola, imbécil:

Punto 1: No me gusta el diseño del blog, así que cuando retorne a éste, habrán cambios que por supuesto no serán consensuados.

Punto 2: Esto es una mierda de libro, para mi gusto, basura friki. Podría recomendar 150.000 libros mejores que éste sin tener que remontarme al siglo XIX o al XX.

Punto 3: Me alegra cuando actualizas con libros, ¿por qué?, porque más o menos parece que trabajas algo y no te dedicas a poner enlaces (Véase entradas de Breed 77 y Coheed And Cambria).

Punto 4: Me parece asombroso que a ésto se le llame literatura, es decir, que "Dune" entre en la misma categoría que "Crónica de una muerte anunciada". "El Corazón de las Tinieblas". "El Aleph", "El Retrato de Dorian Grey", "El Conde De Montecristo" o "Rojo y Negro", por citarte un ejemplo.

¿Respecto al mejor disco del 2011?. Ha sido una mierda de año. Hagámos acopio, el de REM es una mierda, han hecho bien retirándose.

¿Foo "Nirvana" Fighters"?. Sé que a Peke y a ti os flipará, pero bueno, yo no comento. Supongo que Grohl vivirá bien lucrándose de la muerte de Cobain.

¿Uriah Deep? Rock añejo, del bueno, el de toda la vida.

¿Whitesnake? Estamos hablando de DAVID COVERDALE, muy buen disco, para fardar con zorras.

El de Beady Eye, mola: Es Liam Gallagher, ¿gilipollas?, un rato largo, pero no más que un danés estafador cuya banda se llama Metallica.

Sixx A.M.: DISCAZO, el tío Nikki, dejándo su afición a la sobredosis, ha gestado un disco impresionante, para mí, el mejor del año.

Gold Cobra: Durst es un imbécil de pata negra, un tonto del haba congénito y sin remedio, pero no está mal el disco.

Trivium.....
Dream Theater a lo suyo, a aburrir al personal.

Kasabian no está mal, he oido el disco y mola, a la sección gafapastil le molará.

el de Machine Head, más de lo mismo, osea, lo que a Peke y a ti os mola. Metal para gordos, para comer en el McDonalds, guitarras sobresaturadas, sobreproducción y rebuznos para demostrar que son los más heavys del lugar.

Una bandaza Machine Head, ¿eh?. Desde sus dos obras maestra, que son el debut y el The Blackening, han tenido que pasar 13 años, puff, qué maravilla de banda, los próximos KISS.

El de Tom Waits, genial, gente como él, Dylan o Cohen le pegan un repaso a los durotes de Machine Head.

El de Nightwish me gusta: me encantas, Annete Olzon.

Noel Gallagher es Dios, osea, Dios.

Mastodon: pintores de puertas de garaje y de brocha gorda.

Lenny Kravitz: That´s Right

Nach y Chikos del Maiz: música para ecuatorianos, vistámonos de Maras y hagámos ruiditos con la boca hehehe.

The Jayhawks: Wonderful

Vinny Gonzo dijo...

Vale Alex, ya nos ha quedado claro a todos que eres muy culto

Raúl dijo...

A mi la peli también me gustó. Hombre... se cae al compararla con la emoción de leer la novela, pero no es necesario hacerlo. Hace muchos años que no la veo, así que hablo un poco por la idea que tenía yo entonces: la peli fue un poco minusvalorada. También fueron minusvaloradas otras películas de fantasía/ciencia-ficción que salieron como churros en la época. ¿Por qué? Creo que básicamente porque la sombra de Star Wars es alargada, y la crítica ya no estaba muy receptiva a otras historias similares. Algo así pasó con 'Krull', otra peli de mi infancia.

Pasaron los años y la peli envejeció. Si en su momento no recibió el buen trato que merecía, mucho menos después, como es natural. Eso si: los trekis han mantenido el mundo de Star Trek durante décadas, se han hecho series, películas... Y 'Dune', que patea a Star Trek, quedó olvidada.

Como dices en el post, la historia de 'Dune' es anterior a Star Wars, y no solo anterior, sino mil veces mejor, claro. Intrigas políticas, familias enfrentadas y una gran historia épica... ¿qué más se le puede pedir? Decididamente volveré a leer la novela algún día.

Anónimo dijo...

¡Qué vergüenza!

Vinny Gonzo dijo...

¿Vergüenza? ¿El qué? Desconcertado me encuentro...