3 de junio de 2014

Le temàzo XXXII: Mamá Ladilla - Sucedió en Beckelar

Viendo las semanas de propaganda monárquica que se nos avecinan como consecuencia de la "reciente" decisión de Juancar de abdicar la corona en su hijo Felipito y que llevo dos semanas tratando de convencer a alguien de que me acompañe al concierto que en menos de un mes darán Mamá Ladilla en Zaragoza, el temazo de hoy estaba para mí claro como el agua.

Soy de la opinión de que el castellano es un idioma bello como el que más. El problema es que, debido a su estructura y a la longitud de sus palabras, suele requerir de mucho "espacio" para contar una historia sin caer en lugares comunes o en poesía barata. Por eso admiro a todas esa bandas que saben exprimir lo mejor de nuestra lengua ya sea en forma de divagaciones gongorianas (Héroes del Silencio), como ácida satira de la realidad (Def Con Dos) o, como es el caso de nuestros protagonistas, creando hilarantes párrafos.

Pero Mamá Ladilla no sólo saben hacer auténticos malabares con sus letras, inventando recursos y equilibrando la forma y el fondo, sino que utilizan como base para ellas una mezcla de de estilos nada convencional y que convendremos (y convienen ellos también) en llamar punk progresivo. Continuos cambios de ritmo, estructuras largas y caóticas, pinceladas de distintos sonidos aquí y allá.

Al final, una experiencia casi total en la que en cada escucha puedes descubrir un nuevo matiz pero que entra directo a tu cerebro con melodías pegadizas y diversión en cada frase. Desde aquel Autorretrete con el que los descubrí en 2005 llega este Sucedió en Beckelar, epopeya de un principito que vuelve a casa y se encuentra con un percal nada halagüeño.

1 comentario:

21st Century Schizoid Man dijo...

Grandes, sin duda. Aunque de ese estilo me quedo con Juanpe y La Raja.