8 de octubre de 2014

Por amor a la música: Avenged Sevenfold - City of evil

Bueno, bueno, bueno... Pues aquí estamos en Por amor a la música. Me toca a mí ejercer esta semana de anfitrión y elegir, como ya sabréis, un animal que presida diferentes portadas musicales. La verdad es que despues de los simios, los reptiles, lo úrsidos y las aves paradisíacas se me empezaban a acabar las opciones (al menos aquellas que no supongan un dolor de cabeza monumental para el resto de jugadores). Así que he decidido ser bueno y vamos a hacer de el caballo nuestra clave para esta semana.

Me vale cualquier tipo de equino, ya sean purasangres o pequeños ponys percherones. Me valen incluso animales mitológicos equinos, ya sean unicornios, pegasos, el mismísimo Sleipnir... Hipogrifos no gracias, hay que dejarlos crecer. Y tampoco me valen caballitos de mar, que son bien majos pero no son vertebrados.

Qué fácil, estaréis pensando. Esperad que aún no he terminado... Me vale cualquier portada con un animal que tenga cuatro patas, pezuñas, crines y relinche PERO (qué cabrón soy, como os hago sufrir) no puede aparecer la palabra caballo (en cualquier idioma) ni en el nombre del disco ni en el nombre de la banda/solista autora del trabajo (lo siento por los seguidores de Neil Young). ¿Todo claro? Pues venga ¡arre!

Estuve tentado de elegir otro disco con esta temática, pero pertenece a un grupo del que he hablado mucho últimamente (ya creíais que lo iba a decir...) y al final he pensado que nunca he hablado así en plan serio de Avenged Sevenfold y qué mejor que hacerlo con el disco con el que los descubrí.

Pertenecientes a la primera oleada del metalcore americano, Avenged Sevenfold siempre se han caracterizado por tener más que presentes sus influencias heavys y por ser capaces de sacarse de la manga el tema más animal que os podáis imaginar y terminar cagándolo con un estribillo pegajoso. Lo primero les ha servido para, muchos años después, seguir reuniendo nuevos adeptos considerable y no haber perdido a (casi) ninguno de sus antiguos seguidores (a diferencia de otros como por ejemplo los Bullet for My Valentine, que han terminado convertidos en una mala parodia de sí mismos, aigs qué penica con lo que prometían). Lo segundo y su estética macarro-gótico-quinceañera más de un enemigo y un dedo acusador de esos que escuchan la música con todo menos con las orejas.
A ver, un par de collejas sí que se merecen, no vamos a negarlo.
Matt Sanders (M. Shadows), Brian Haner (Synyster Gates), Zachary Baker (Zacky Vengeance), Jonathan Seward (Johnny Christ) y James Sullivan (The Rev), quedaros con los nombres de verdad, que me niego a referirme a ellos con esos motes de malote de ultratumba) Avenged Sevenfold en el momento en el que salía publicado este City of evil, su tercera referencia que supuso un cambio sustancial con respecto a Waking the fallen, donde Sanders se dejaba la garganta en cada tema, mientras que ahora predominaban las voces limpias y las melodías más elaboradas.

Espero sepáis disculparme, pero hoy el repaso va a ser más corto de lo habitual, porque se me empieza a acabar el rato que tengo para escribir esto (estamos de fiestas en en la ciudad del viento). Doble bombo infernal, ritmos endemoniados, armonías estridentes, estribillos luminosos y riffs veloces, todo ello con cierto sabor a hard rock apocalíptico.

Una apisonadora sonora que tiene sus luces y sus sombras, no lo vamos a negar, pero que resulta positiva analizada en su conjunto, destacando dos miembros por encima del resto: el primero es Harner, capaz de hacer con la guitarra auténticos malabares, construyendo melodías modernas que suenan a clásicos y sólos de guitarra antológicos y por otra parte Sullivan (en paz descanse) y su batería, un auténtico monstruo de la música contemporánea al que personalmente echo mucho de menos, ya no solo por su destreza con las baquetas y los pedales, sino por su labor como segunda voz y teclista en muchos de los mejores temas de la banda. Bueno va, voy a ser bueno. Sander tiene bastante gancho como vocalista y el bajo de Seward al inicio de The wicked end es acojonante. Y Baker... no sé, no desafina, y eso siempre está bien.

Aviso a navegantes si os queréis poner a ello: City of evil puede hacerse cuesta arriba en la primera escucha. Primero porque, aunque casi no se nota, va bajando el nivel conforme pasan los minutos y segundo porque la duración de las canciones es, en mi opinión, algo excesiva: ningún corte baja de los cinco minutos y varios de ellos superan los siete sin dificultad. Así que para haceros el viaje más ameno, os recomiendo que comencéis con el brutal arranque de The beast and the harlot y de ahí empalméis los tres siguientes: Burn it down, la soberbia Blinded in chains y la arrolladora Bat country. Echadle después un vistazo a esa preciosa balada que es Seize the day, deleitaos con la guitarra española de Harner en Sidewinder (en serio, si tenéis que elegir una, que sea esta) y terminad con Strength of the world para una última cabalgada hacia el sol del atardecer.

6 comentarios:

bernardo de andres herrero dijo...

Grupo favorita de adolescencia que tengo por mi alrededor . la verdad es que no controlo sus trabajos salvo canciones puntuales que suenan por los altavoces de vez en cuando. Estos jovenes solo se dedican a escucahr refritos del spooty que impiden conocer la totalidad de los discos. creo que me quedo con Fall Out Boy u cosas similares pero he de reconocer que algún temita del grupo es interesante. Ya puestos que cd recomiendas de ellos haber si por lo menos obligo al adolescente a ponerlo entero

Vinny Gonzo dijo...

El siguiente a este es un disco homónimo que es bastante asequible. Algo más suavecito y variado. Yo creo que ese sería el idóneo.

Forrest Gump dijo...

Logico que no tenga que salir el nombre de caballo...seria demasiado facil!Buen post amigo, casi me entra ganas de escucharlos!jajajja! Es que si te soy sincero hace tiempos que unos tipos con esa pinta me quitan las ganas de escuchar sus discos.Solo me van Kiss y Alice Cooper como musicos maquillados!!!!
A+

Pupilo Dilatado dijo...

Siempre me han tirado o un poco para atras Viene, he escuchado cosas aisladas de ellos y me han parecido siempre unos Nu Metal Pop para teenagers. Me voy a apuntar este disco y el siguiente para darles una oportunidad pero ya con el disco de Korna me quede bastante frio y no me atrevo a entrarle ahora mismo.

Josi dijo...

Buena propuesta, Vinny, el caballo con las limitaciones que le pones. Avenged sevenfold, si te digo la verdad a su ultimo trabajo le di muchas escuchas y me encanto. La verdad que es sonido mas clásico que tu propuesta, que no se, tiene algo que no me engancha, quizás ese rollo tren con nu metal que nombra pupi. Me quedo con su ultimo trabajo. Buen post, un saludo.

Carlos Tizón dijo...

Nunca me he terminado de acercar a estos tios, y eso que pienso que les dan demasiados palos por cosas que no tienen culpa, porque la calidad de la música va más allá del publico que tengas. A ver si de tu mano, me acerco a los yankis